FI CÁLAMO &

FI CÁLAMO &
 
 
 
 
 

 

;

 

FI CÁLAMO

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Órbita EP

 

 

Balanza

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Juan Antonio Moreno Ávila

 

 

 

 

 

 

FI CÁLAMO

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

       UNIVERSO MULTITUD

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Big Bang

 

 

 

¿Por qué Grecia

y los océanos y las supernovas

y las lunas de Júpiter y tanta libélula? 

                          

¿Por qué la insistencia

de nubes y violines y ciudades?

 

El duende en el enigma

explica el cosmos.

 

Disfruta

del espectáculo

y de la ignorancia

mientras.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Edad adulta

 

 

 

No padecíamos demencia de relojes

cuando el ayer duraba lo que ayer

y hoy decaer y gritar ahora

por el tizne de haber perdido

las acuarelas del luego.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Espejo

 

 

 

Cómico y tiniebla

o el algodón de azúcar

más álgido de cualquier feria

y el monje lunático y ocaso

que pretende llegar a la raíz

incluso donde no hay tierra.

 

Y soy el propósito

de aniquilar yo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Lascivia aquí

 

 

 

Hablamos de arte y otros dedales

tan inútiles como quizá necesarios

pero cuando sucede verano animal

en las proximidades del estómago

el arte y las palabras evidencian

eslabones de esclavitud ridícula.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tercera aproximación

 

 

 

Pinta fondos marinos

(la belleza contiene peligro)

con tsunami de frío

en los pulmones

(la apetencia oscila)

y llega y sienta su tiempo

de mujer invierno

(imposible)

a mitad de otoño

(ojalá).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Alejandra Pizarnik

 

 

 

Filamento que rompe la bombilla

eclipse que engendra nuevo sol

melodía que ulcera el lenguaje

mudez que canta huracán.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Poema kynikós

 

 

 

No necesitamos pedir

que venga jauría de perros

a cazar la tristeza humana

y salga bienestar de las fauces:

amor de los perros llegó antaño

para facilitarnos el camino.

 

Los galgos colgados en árboles

ni siquiera ladrarían venganza:

murieron sin poder aullar

que ya no verían hoy

a quienes los colgaban.

 

Que los humanos acabemos

en fosa común o necrológica

no siempre es injusto.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Manifiesto

 

 

 

Decir persona equivale

a decir humanidad

y también a decir

cocino mejor

que tú.

 

Me llamo Erik Satie

como todo el mundo

escribió Erik Satie.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Manifiesto ( 2 )

 

 

 

¿El próximo cuento cuál es?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Manifiesto ( 3 )

 

 

 

No escuchar el chiste ahí

sino ahí la advertencia

si yo volviera a nacer

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Manifiesto ( 4 )

 

 

 

El skate

o el dios tan ímpetu

de prolongar la adolescencia

airea con frenesí el marasmo

derribando los trajes

y las esquelas

de paredes entre paredes.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ballet

 

 

 

Mientras se mueve y gesticula

todo parece primavera:

la bailarina insolente y frágil

y belleza que salivan

los espejos.

 

La bailarina ik hou van je

de habitación con vistas

a mayor entusiasmo

y el repique del somier

durante la época

estar en celo era la vida

y no el recuerdo. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Cardiología

 

 

 

Sístole significa

movimiento de contracción

del corazón y las arterias

y significa licencia poética

que usa sílaba larga

como breve.

 

Diástole significa

movimiento de dilatación

del corazón y las arterias

y licencia poética

que usa sílaba breve

como larga.

 

Lo que implica desconfiar

de infinidad de textos

y canciones.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Nota

 

 

 

Duele igual escribir que no escribir

cuando olvidar es la hipérbole.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Evolución

 

 

 

Inventando

el cinematógrafo

los hermanos Lumière

ampliaron la literatura

aquella en torno al fuego

y comenzaron a barrer

las cenizas que suelen

caracterizar a las palabras

inmóviles en los libros.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Médula

 

 

 

Nos configura la lucha

de existir resulta luchar

incluso en vacaciones

y muy difusa la frontera

que delimita la quietud

y la derrota.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tonelada

 

 

 

Lleve cada uno su culpa

y no habrá culpables

disculpó

Antonio Porchia

pero la culpa insiste

porque invade

todo.

 

Ni asesinato ni similar

y sin embargo sentir

o haber sentido dentro

el monstruo asedio

que cometió asesinato

y lo demás.

 

La culpa exige culpa

y martiriza o devora

a través del mecanismo

lógico y demente:

la piel incorpórea

que parece resucitar

o la sensación

de que viven todavía

quienes ya no viven.

 

 

 

 

 

 

 

 Radiografía

 

 

 

Somos molécula de agua

donde confluyen asuntos mayores

que nosotros y que la sed nuestra:

confluyen la supervivencia

y los idiomas y etcétera.

 

Determinados por el plan

o despropósito cósmico

vamos buscando

euforia y calmantes.

 

Contra los vertederos

el artificio del perfume

y contra el magma

admirar volcanes.

 

Erupciona en el asombro

la música que nos protege

de seguir a la intemperie

aunque digamos

metrópolis.

 

Ocupamos el escenario

descubrir qué oculta

o qué no oculta ese telón

y pisamos aquí soñando

que pisamos otro lugar.

 

Somos molécula de agua

que agradece la ficción.

 

Infortunio

 

 

 

La existencia

debería abastecer

de caramelos

y arcoíris

sin interrupción

pero el idealismo

no concuerda

con el asfalto.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Llanto Deméter

 

 

 

Hades raptó a Perséfone

y Perséfone comió

seis pepitas de granada

abajo en el Tártaro

y de por vida la condena

a seis meses abajo

en compañía de Hades.

 

Los meses

que Perséfone

habita el Tártaro

establecen

en la Tierra

las dos estaciones

sombrías del año

debido al ánimo

de su madre. 

 

Aunque padre ningún hombre

muere así la ausencia de la hija.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Resbalar

 

 

 

Escribir no modifica

los hechos que nos modifican

y emplear el sustitutivo no blinda 

los adoquines de hielo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Nocturno

 

 

 

Lo absurdo une

la noche supervivencia

(que dispara finales)

y la noche suicida

(que momifica comienzos).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Exceso de niebla

 

 

 

… Conviene silencio

o telescopio ultrapotente

que extirpe la moral mezclada

con escaparates que habitúan

a exhibir frivolidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Replanteo

 

 

 

El discurso mental cincela

más herida que lo acontecido

o acontece el discurso mental.

 

El escultor a gusto

rompiéndose

mientras esculpe

el cataclismo

que permite.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Voltaje

 

 

 

… Truena el insomnio

y la verdad no sirve ahora. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Musical

 

 

 

Alpheratz es el nombre

de la estrella brillantísima

de la constelación de Andrómeda

situada en la esquina noroeste

del cuadrante de Pegaso.

 

A veces el azar

y la poesía

coinciden.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Examen

 

 

 

También la albañilería

o la conducción de taxis

y regentar tiendas

resultan terapia

y obtienen

la designación

oficio.

 

Nadie solicita que nadie

interrumpa su trabajo

para atender

a lo innecesario

o para que resuelva

lo sobrante.

 

Que buscar

la armonía

entre la belleza

y el mensaje

casi nunca

esté remunerado

supone lo menos

problemático

del asunto.

 

 

 

 

 

 

 

Vivir del daño

 

 

 

Tu próxima cita empieza aquí.

Encuentra a tu pareja ideal.

No lo dudes y regístrate.

Registro 100 % gratis.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Bótox ciudad

 

 

 

Érase una vez nosotros

y rímel y carmín

y esteroides anabolizantes.

Érase una vez nosotros

y barcos que retiran

medusas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Enajenación

 

 

 

Afrodita embaucó a Paris

prometiéndole la mujer

más bella del mundo

si Paris dictaminaba

que Afrodita poseía

la máxima belleza

entre las diosas

allí presentes.

 

Afrodita

cumple su promesa

entonces Helena

y la guerra de Troya

y matan a Paris

y apenas

sobrevive troyano.

 

Así caen los imperios

y el resto de las cosas:

con un embauco

intervengan o no

la mujer

y la belleza.

 

 

 

 

 

 

 

 

  Impacto

 

 

 

Según qué resultado

obsesión o amor ágape

o ambos leones en la jaula

atormentando a latigazos

al aprendiz de domador.

 

Vendrá la muerte

y tendrá tus ojos

observó Cesare Pavese

desde la pólvora recordar

y la inexactitud musa  

sangre sí casi gemela  

sepulcro mirar fotografía

sigilo de ruido de morir

en el funeral al que uno

asistió sin comprender

lo evidente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Big Rip

 

 

 

Esta teoría cosmológica

vaticina el fin del cosmos

argumentando la expansión

las galaxias se desunen

debido a que la gravedad

cede su dominio a causa

de la energía oscura.

 

El fin del cosmos

o la inconsistencia

de al fin es viernes.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Reinicio

 

 

 

Sucede a diario

que algo alumbra o florece

y basta con esa dádiva

para impulsar la nada

hacia el heroísmo

de la cicatriz.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ÁLABE

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Apertura

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Amanecer

 

 

  Diamante no de la historia de casi todo:

         promesa diamante que no se cumple.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Todavía sí

 

 

   Posibilidad óptima: la posibilidad.

        Horizonte y silla entre dos rutas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Oh

 

 

Suceda lo que suceda

              sucederá lo previsible.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Esplín

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Fractura

 

 

 

¿Cuántos placebos

necesita decir

escribir una persona

para sentir un horizonte

más favorable?

 

¿Cuántas cumbres

necesita soñar

delirar una persona

para salir de la sima?

 

Eco ciego

súplica sorda

eco ciego

súplica sorda

eco ciego

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Mary Shelley

 

 

 

Sí hay palabras

que describan la desolación

y este bálsamo en el vientre

duele más que el hachazo

en la frente cada día:

que únicamente

hay palabras.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Oquedad

 

 

 

Desde el mapa nostalgia

cualquier historia la relata

la estela del barco fantasma

cuyo timón lo gobierna

la penúltima conjetura.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Soliloquio

 

 

 

Luto del aire por los pájaros que nacen

aliento dolor tan muro dueño de la furia

rapsoda absurdo pero también guepardo

corre y olvida yo perdónate y esprinta.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Amplitud

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sabiduría

 

 

          Eufemismo de fiebre y vapuleo.

             Edulcorante de puto abismo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Oro plata bronce

 

 

 Anonimato y fracaso y olvido:

  unicornios fuera de este espejo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

      Disimilitud

 

 

Ceder a la presión que ejerce

su condición inexorable

no significa aceptar

      la muerte.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ciénaga

 

 

Confundir

supervivencia

  con egocentrismo

 revela lo ególatra

         de la confusión.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Exceso

 

 

                Imprescindible.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Voluntad

 

 

Nosotros

creaciones de la robótica

pensaríamos equivocadamente

si atribuyésemos siempre

la responsabilidad

          a la robótica.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Apisonadora

 

 

  Locura incapaz de crear

       no revierte la hemorragia.

Locura incapaz de crear

        incapacita por completo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Emily Dickinson

 

 

Desde la poesía o no se regresa

     o se regresa arcángel muerto.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Arte

 

 

   Escribir puede transformar

 montones de estiércol en flor

 y en el búfalo que se relaja

  contemplándola.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

               Los hombros de Atlas

 

 

 En cada verdad hay

varias mentiras

     que la sostienen.

 

                                                                      

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Amalgama

 

 

   Sentir cómo desgasta la nada:

         hiriente buena suerte de estar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Efluvio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Goce

 

 

  La piel sugiere volar cometas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Irrupción otoño

 

 

    1

 

No pude

detener el desfile

de soldados suicidas

 en mi espalda.

 

 

2

 

 No pudo obviar

la caducidad de las hojas

         que no tornan en proyecto.

 

 

    3

 

El envés del infinito:

la brevedad de una tromba.

 

 

4

 

              Lo inmenso no sobrevive a lo inmenso.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

         El tiroteo latir

 

 

            Firme inconsistencia.

Mudanza invariable.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Magnetismo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lectura

 

 

 

Siempre los libros siempre

maratón inicial que favorece

silencio cese de las hostilidades

golpes a salvo en páginas crisálida.

 

Siempre los libros siempre

ventana en lugar de guillotina

pájaros de regaliz inagotable

fiebre que disminuye la fiebre.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Savia

 

 

   Sentir aunque resulte oscuro:

  la luz de no matar al animal.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Espíritu

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Catarsis

 

 

En la fuente indeseada Eros bebe

           y pulsión de fuego tras mandala.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pandemia

 

 

1

            Malinterpretar el arcoíris.

 

2

   Eclipse por inercia.

 

3

  No me ralles.

 

4

  Showtime baby.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

                    AK           47

 

 

Oye

  Sócrates

no jodas

            mira

  Sócrates

  así no.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Virtud

 

 

 Afilar espadas hacia la rebelión

        requiere antes fonendoscopio

  para comprobar si somos

             distintos a los culpables.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hoy

 

 

  Perspectiva eficaz contra el naufragio.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Esencia

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Impasse

 

 

 

Agradeció que estuvieras ahí.

 

No supe domesticar el dolor

duelo tardío demencia crueldad

martirio maremoto en la bruma

memoria palabras en bucle

no merezco tregua sol

lápices de colores.

 

Agradeció que estuvieras ahí.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Ataraxia

 

 

 

Lógica sin lógica suma simple.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Santuario

 

 

 

En el Rucker Park

se profesa la fe del estilo

o cielo del baloncesto callejero:

alas para exceder los límites.

 

También el cuerpo puede

alcanzar la altura niñez

de la genialidad.

 

Puño en alto

a pesar de lesiones

pues permanece ilesa

la sonrisa del motivo:

botar y encestar

cuadran los días.

 

En el Rucker Park

y en el éxtasis

de otras canchas

y otros juegos

jugar es la mística

que logra plenitud

jugando.  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

         NUNCA INEFABLE

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Esperpento

 

 

 

Implorar

breve el infierno

o algún mensaje

con significado

y padecer

días iguales

a la Ruta 66

en triciclo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  SOS

 

 

 

Alegre otro de mí

que amnésico sí vives

estoy junto al eucalipto

donde Kostas Karyotakis

decidió por última vez

que ya era suficiente

ven y vayamos

a jugar al pimpón

aprisa ven y trae 

algo del verano.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Ausencia

 

 

         Peón que corona en peón.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

         Utensilio

 

 

 El pragmatismo permite

     que se disipe la niebla

         del mundo abstracto

                      de nacer persona.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

KO

 

 

En las gestorías dicen

        que somos números

y textos literarios dicen

  que somos palabras

y los gusanos bajo tierra

                      resuelven el debate.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Mnemósine

 

 

Náufrago anochecer de rumbo fijo:

pintarle a Wilson pestañas de mujer.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

? Realidad ¡

 

 

  Adiós al gran oasis.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Variación

 

 

Cíborgs que sueñan flores de silicio

    mientras algoritmos imponen

              pájaros mecánicos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

      Actualidad

 

 

    Mosca en la telaraña

         aplaudiendo a la araña.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Telediario

 

 

  Rebosa lógica preferir unicornios.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Religiones o LSD

 

 

La matemática de morir

fabricó la novela única

que aprueba el ala delta

 de miedo y venerar

            a sílabas y laringe.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Auxilio

 

 

  ¿Salvarse del dolor sucede

                 a través del dolor mismo?

 Insistir en la fe responde la fe

             y es una respuesta útil.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Multiverso

 

 

El romanticismo no necesita

    certificado de autenticidad

sino lo más difícil

      y balsámico:

         creer.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Existir

 

 

1

                               Enloquecer por sucesión de carambolas.

 

2

   Pedir coherencia es incoherente.

 

3

  Dirán que dicen que dijeron.

 

4

  ¿Vamos al cine?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Matrix

 

 

                    Publicidad honesta.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Extinción

 

 

  Vórtice sentir y saber 

  que arquitectura para nada

   y construir la risa por si acaso.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Depende

 

 

Bajo los escombros nueva estructura.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

         A posteriori

 

 

 Primero el silencio

  parecerá un problema

y será después la solución.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Relámpago

 

 

 

Es lo mismo

bola y guante de béisbol

que estudiar fisioterapia

o que leer el Quijote

y comer pistachos.

 

Es lo mismo

Dios que dibujar cómics

o que la física cuántica

y tocar el ukelele.

 

Es lo mismo

escribir que Instagram

o que ir al gimnasio

y tejer jerséis.

 

El esfuerzo

de convencer

y convencernos

de lo contrario

obviamente

es lo mismo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  In memoriam

 

 

 

… Admitir que la cruz

puede ser resorte…

 

… Hecatombe

que impulsa paradoja

a no abandonar

la lucha…

 

… Mirar de otro modo

la hoz de invierno

que cortó lazos

siembra fe…

 

… Admitir que la cruz

puede ser resorte.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Tristeza

 

 

       Caleidoscopio roto

     que rompe caleidoscopios.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Pasear

 

 

  Rebelión tranquila y óptica.

       

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Lenguaje

 

 

 Palabras poemas de amor no igualan

                   la mirada amor de un perro.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Cosmovisión

 

 

  Absolutamente South Park.

       

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Yo

 

 

         Accidente doméstico

  de pensar y decir tonterías

      y boxeador contrincante

                      de uno mismo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Versus

 

 

El repliegue agoniza y expira.

 La caricia alienta y prevalece.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ciclo

 

 

Simulacro de luz

           tras simulacro

 aceptar que aceptar

                   suele ser utopía.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Frente al mar

 

 

   … acentúan su irrelevancia

el mensajero y el mensaje.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Viento a favor

 

 

                Perder la esperanza grave

 para fundar etérea

                    otra esperanza.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

MOMENTO

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Indagación

 

 

 

¿Hacer

a causa del malestar

asigna valor nulo

a lo que hacemos?

 

¿Maniobras

inútiles

por finitud

de las manos?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Indagación ( 2 )

 

 

 

Mozos de nadería

somos

incapaces casi

de la pausa

solicitantes aún

de nuevos parches

asesinos incluso

del silencio de semifusa.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   Enloquecer

 

 

 

Hacia fuera

escupe soberbia

y dogma relumbrante

y tiene matiz

de Charles Manson.

 

Hacia dentro

bombardea culpa

y vergüenza objetiva

y tiene matiz

de Virginia Woolf.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

#Pantomima

 

 

 

Fervor

de tanto cero

a la izquierda

motiva empacho

de adolescencia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Vertebral

 

 

 

… Necesaria

la lluvia que no vincule

a ningún engranaje ficticio

sino a lo más nuestro en fuga.

 

Ha de llover la tregua

de no engullir maquillaje.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Transcurso

 

 

 

Las morcillas huelen fuerte

según dijo Tales de Mileto

el poste ha evitado el gol.

 

Obélix se cayó en la marmita

aproximadamente a y media

descorchamos el champán.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Plano de situación

 

 

 

Dicen que Wittgenstein era infeliz

y quizá otros digan que eran felices

quienes decían que Wittgenstein

y no habrá diferencia. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Método

 

 

 

Con los ojos de Atenea

el adhesivo del silencio

abraza luces y sombras.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Apogeo

 

 

 

Flechas crean aire

recibimos las palabras

para exclamar la avidez

de lo eterno por lo eterno.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Todo / Tiempo

 

 

 

Perdón y gracias

no hay más que decir.

 

Perdón y gracias

lo demás que decimos

se debe a la duración del día.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cultura

 

 

Prometeo y pez de cloro.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Subcutáneo

 

 

Caricias de menos

originan palabras de más.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pop

 

 

Tiranía de chicles y sonajeros.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Cetro

 

 

                Incluso la anarquía desea imponerse.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cumulonimbo

 

 

Teletienda o programa electoral.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Equilibrio

 

 

Poder  prescindir del narrador.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Carisma

 

 

 De metro y medio la titánide

 que atrae con lengua de acróbata.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ja ja ja

 

 

  24 horas de información.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La clave

 

 

No marcar ningún día en el calendario.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Azul

 

 

 

A finales de septiembre

esta zona del hemisferio norte

recupera el temple de piano

o el ritmo de templo

lejos ya los veraneantes

o la plaga de medusas

que afea y ensucia

y hace ruido.

 

El paisaje

sin interferencias

permite entonces

la rara plenitud

de la melancolía

imposible o dañina

en las ciudades.

 

Unos buscan el lugar

perfecto para huir

y otros buscamos

consolidar lo difuso

o la valía del viento

interior y salitre

y siempre aquí

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  HONDO

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Todo cuanto…

 

 

 

Tú y yo TEA y TOC

tan sólidamente unidos

por lo inasible del agua

en la clepsidra del otoño.

 

Prefieres

ser lanza o Hipatia

de clítoris y coxis

que la sumisión

de maniquí.

 

Prefiero

en la conciencia

el sudor de Sísifo

a imitar el ejemplo

de la impunidad.

 

Voy contigo

a tu derrumbe

toma la llave

y abre la saliva

desde ti vengo

a darte el regalo

que olvidas eres.

 

 

 

 

 

 

Origen

 

 

 

Pareces el glaciar

y se trata del recurso

para detener la erupción.

 

Plural de día y plural de noche

aíslas la versión que te aísla

si anhelas salir al mundo.

 

La partitura sin batuta suena

a fatiga de violonchelo solo.

 

Visor y lente y diafragma

fotografiar belleza y mugre

la terapia que te expande.

 

Astro a merced de conflictos

soñando concordia en el cauce

te decantas por Parménides.

 

Mujer a la deriva del insomnio

ríes y Ares pone paz en la sabana.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

9

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Mente

 

 

  Flor y abeja

y buscar el dedal

que se hundió

 en ningún océano.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Descontrol

 

 

 

                      No ser lo dicho y ser el títere de lo dicho.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

            tóxica

 

 

 

 Qué sospechosa la prisa

                              por calificar primero.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Resiliente

 

 

           … continúe

 como continúe

            quien continúa.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

      Predominio

 

 

 Viene la mente a matarnos

            con su puñal de sombra

           y contraataca la gratitud

                    izando la bandera de vivir.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

         Apátheia

 

 

¿Y?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pneuma

 

 

 Decorar la casa con argumentos

                           que sostengan la decoración.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 I A

 

 

  La ofensa del hambre es doble ofensa.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

         Lingüística

 

 

     … Sucede silencio

       y no hemos dicho nada

y jamás diremos algo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Órbita EP

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Equinoccios

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Bagaje

 

 

                         ¿Se equivocó Ulises regresando a casa?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

            En silencio

 

 

A la vez

y de continuo

 ser la aurora

       y el declive.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Giro

 

 

Tras extinguirse la juventud

 curiosamente el tiempo

             efectúa papiroflexia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

      Pisar máscaras

 

 

            Lo que no somos es imparable.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

       Ensalmo

 

 

   Buenos días.

      Buenas tardes.

Buenas noches.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

            Consustancial

 

 

  Pero.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Acaso algo

 

 

    ¿Erratas en el prólogo de morir? 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Símbolos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Panorama

 

 

 

La madurez consiste en pedalear

a la par que se comprende

que las bicicletas

sobran.

 

Impone la especie

ropa de tribu urbana

y jacuzzi en la azotea

contra.

 

Transmite amor

desaprender

la mercadotecnia

o sí madurez si uno

desaprende

su propio nombre.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Re

 

 

 

Pandora (no) abre la caja

Lilit (no) es el demonio

Eva (no) muerde

la manzana.

 

Judit Polgár

(la dama muy dama

y más dama del ajedrez)

subyugó a reyes

sin dejar de sonreír.  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dualidad

 

 

 

Qué bien

la voz vorágine

y la ceremonia

de los hilos

café y tabaco

hacia el tesoro

yo escribo.

 

Qué insensato

el Espantapájaros

quiere tener

cerebro. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Júbilo

 

 

 

Oh sencillez

diosa madre

aleluya.

                                             

El aire inaugura los columpios.

 

Aleluya silbar y caminar descalzo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tesis

 

 

 

… Dios y el horóscopo

y lo peor de la adolescencia

inoculan la broma de creer

que vivir es muy serio. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sucesión

 

 

 

Mi vida no tiene páginas.

 

Mi vida no tiene páginas

aseguras sin desenlace

desde el nudo

harta.

 

Porque te quiero

quisiera quemes

los marcapáginas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hilar

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mundo

 

 

 

Hace reír y cansa

la ambición insectos

con ínfulas de dioses

Me gusta.

 

Hace reír y cansa

la crítica anterior

Me gusta.

 

Hace reír y cansa

el astigmatismo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

      Posverdad

 

 

1

             Globalización.

 

2

Papá Noel.

 

3

                       Si puedes soñarlo

 

4

          Ha dicho la tele

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Rectitud

 

 

 

  Siempre corbata asfixia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

      Francachela

 

 

                 … y poco más tan cierto.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

      Mejoría

 

 

 

               La culpa al ralentí.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Desahogo

 

 

 

El viaje comienza

con el primer paso fuera de casa

y aunque se camine solamente

cien pasos afuera.

 

Teatro de rigor la costumbre

de techo sin sol ni luna

y estar muriendo

respira en el entreacto.          

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Impulso

 

 

 

   Bailar mata a nuestro suicida.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Semicírculo

 

 

 

Huellas y carencias nos deshacen

 y con las olas y los grafitis

  nos rehacemos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Mixtura

 

 

 

La música

de Otis Gibbs

y el voto de silencio

el día siguiente al último

y tú bajo tu pamela

ergo sum.             

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   Existencialismo

 

 

 

Antesala de otra sala de espera

 que antecede a otra más

      eyaculando. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

     Elegía

 

 

 

  La muerte fecunda metáforas

                   estériles ante los entierros.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 No reír

 

 

 

  Spam en la trastienda.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

        Dýnamis

 

 

 

  Árbol de la vida enarbolar la lengua.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ocultación

 

 

 

La necesidad de seducir

 llora cadáver en el páramo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Análisis

 

 

        … Es la marea

 o riesgo de Hölderlin.

          … Sentir es el diagnóstico.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tictac

 

 

 

El almuerzo dura poco

y la sobremesa se eterniza.

 

De ahí que las manos busquen

el respiro de fregar los platos

o el oficio de mecánico.

 

De ahí que Petrarca escribiera

cosas a Laura existiese o no. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 El giro lingüístico

 

 

 

Lógos

creyendo mono monologa

descreyendo mono monologa

virus según William Burroughs.

 

Lógos

creyendo descreyendo

a crucigramas juegan

jugamos marginales.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Política

 

 

 

Supercalifragilisticoespialidoso.

Para ti precio amigo.

No ni na.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Poesía

 

 

    1

 

                            Kairós y Calíope follan duro.

 

 

2

 

 Rajarse la garganta

         con mucho cuidado.

 

 

    3

 

               Kairós y Calíope follan duro

                    y después el orfebre

                             hace la cama.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Segurísimo

 

 

 

   ¿Mal intérprete de la hermenéutica?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Nodus Tollens

 

 

 

Puzle de cien mil piezas

¿qué regresa del eclipse?

 

Descanse en paz

aquel verano.

 

TOC TOC

abre yo te guío

y ahora sí vivir

ahora sí soltar

de la mano

a la sirena.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Posdata

 

 

 

Mientras tanto la vida

escribe siempre

vida.

 

Mientras tanto la vida

escribe siempre

génesis.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Díptico

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Adentros

 

 

 

Ella no usaba tacones

o yo no la recuerdo así

va quedando si queda

lo intangible de la voz

y la leyenda quizás

de los dos versos

dos pronombres.

 

Duda

uno duda

ya el peso apenas

muerte otra palabra

horas tras los siglos

de nostalgia

no sé

 

Ella no usaba tacones

va quedando si queda

muerte otra palabra

despersonalizar

sobrevivir.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Fotolibro

 

 

 

Tu forma qué guapa

y tu manera de mirar

en busca de imágenes

enhorabuena y gracias

di propina al mensajero.

 

… No me vengas que si musa

que si primavera en el Olimpo

te digo que escribes muy bien

por tu trabajo enhorabuena

por este obsequio gracias.

 

¿Cómo vas?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Balanza

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Substancia

 

 

 

Todas las huellas dactilares

pertenecen a la verborrea

del bisabuelo inclusive

cuando no habla.

 

Incluso

hablan las libélulas

y sin presencia humana

los zapatos se equivocan.

 

Por supuesto

Dios lo explica todo

y si no el bisabuelo.  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Revalidación

 

 

 

Con la rama sin totalidad de árbol

palabras en la espalda de otro niño

que mago aquel intentaba adivinar. 

 

Hubiese o no significado

había autenticidad entonces.

 

Expandir la distopía

del mundo de la empresa

hace del niño el disidente.

 

Uno asume las consecuencias

de no jugar bien al ajedrez.

 

Uno celebra los márgenes

de rezarle sólo al mar. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Melancolía

 

 

 

¿Visto lo visto

la dignidad es retirarse para ver?

 

¿Podríamos

por favor pasar a la siguiente

tabla de multiplicar?

 

Para protestar rompo

la bocina y el micrófono.

 

Defiendo el silencio

con silencio.

 

Besando tiburones

no se lastima al planeta.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Limítrofe

 

 

 

A falta de agua la fatiga

encuentra su discurso.

No suele hablar la honestidad

sino la espada o la armadura.

Que nunca aprendizaje

sino adaptación.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Efecto

 

 

 

Ser a partir de cuanto no se es

deriva en sensatez o autoboicot.

 

… Espirituales a la fuerza.

De nacer nadie sale indemne.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   Matices

 

 

 

(El héroe

y el antihéroe

y el villano

en uno solo

y no ejemplar).

 

Los errores mastican asfalto.

 

Arrepentirse escribe la historia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Temas

 

 

 

Lo imperfecto razón del incendiario.

… El otoño hogar del extranjero.

¿Atrás queda el espejo de la tundra?

… Sirve la ciudad de revulsivo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

            Emily Brontë

 

 

… se debilitaba lejos de los páramos.

   … Allí el autismo era ambrosía.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   Perspectiva zen

 

 

  Aprender color sin su nombre.

        Aprender pájaros sin raza.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Quid

 

 

Estar mal busca la fama.

Estar bien acepta la fiebre.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Autobiografía

 

 

 

… ¿Nacer asegura la derrota?

¿También el invierno es primavera?

Eres el barro en las botas de nadie.

Descarrilan trenes hombros arriba.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Solitud

 

 

        Ella palpaba musarañas.

(Disturbios a medianoche

            con vals de fondo).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pérdida

 

 

 Cadáver cosido al esternón.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Revés

 

 

A perder proximidad nos condena

             y en el exilio nos roba la bufanda.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Base

 

 

¿Cualquier texto está raquítico

   o denota posibilidad de verano?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hebra

 

 

 La jitanjáfora: el sentido de la vida.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Epílogo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Barrio

 

 

 

Pelo cano mal cortado a ras del caos.

La misma ropa de lunes a diciembre

(roídas las calcetas hasta las rodillas).

El aura a mil kilómetros del glamur.

 

Sin embargo

la loca de los gatos

alecciona con su ejemplo:

el estoicismo nos encamina

y cuidando a otros seres

se cuida uno. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

;

 

 

 

 

 Metafísica

 

 

 

Lo perfecto sería

que lo casi perfecto no desapareciese

y no tuviésemos que colorear

la magnitud oscura

de nuestra incomprensión

en cementerios de elefantes.

 

Lo perfecto sería

que lo casi perfecto no desapareciese

y no tuviésemos que escribir

o pudiésemos escribir

continuamente nimiedades.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

              La más viva flor

 

 

   … crece en los alrededores de un delirio.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Estados de ánimo

 

 

Si nunca oleaje nunca brisa

y si nunca brisa no sabríamos

          qué necesario el oleaje.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

    Recordar

 

 

 Desorden que ordena

             y orden que desordena.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

X

 

 

Me guía el nervio previo a la aventura

y me guía el astro posterior al eclipse:

la lucidez de las tribus nómadas.

 

Mis memorias las escribe el porvenir.

 

Porque lo sólido no existe

aunque exista el sueño de lo sólido

afirmo que hoy diamante casi

y que mañana quizás viento.

 

Mis memorias las escribe el porvenir.  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Defensa

 

 

 

Jugar

a recomponer la bóveda celeste

como si no sucediese el deterioro

de la niñez que caduca.

 

Jugar

a recuperar la vida

en el siguiente abrazo.

 

Jugar

a bailar y cantar eternamente

himno y baile y gratitud

dentro de lo que duró un parpadeo.

 

Jugar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Persona

 

 

  Espiral. Horizonte. Vestigios.

        Espiral. Horizonte. Vestigios

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Colmo

 

 

            El error: creer que existen los aciertos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

                    

 

 

 

Siglo XXI

 

 

1

   Ciertas payasadas deshonran al circo.

 

2

   Idolatrar espejismos atrofia la mirada.

 

3

¿Estás viendo llover sombreros rotos?

 

4

  Lo inmediato ha matado el vagabundeo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Filosofía

 

 

La locura es suspenso y buena escuela.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Razones

 

 

En lo absurdo laten esmeraldas

   que alivian los síntomas chatarra

       de habitar lo absurdo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fluir

 

 

 Estar orgasmo de múltiple infancia.   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La otra fuga

 

 

             Huir siempre. Pero nunca lejos. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

              Una sola piedra

 

 

     … puede romper todos los cristales.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Alas después

 

 

 La alegría es el pájaro rebelde

                   que se enfrenta a lobos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pilar Quirosa o la celebración de la vida (I) y (II) y (III)

AUTOR:  JOSÉ ANTONIO SANTANO.

EL OLIVAR DE LA LUNA
 

..\” Bebe vino y besa a quien amas y deja reventar a los que te envidian\” ..   Ibn Quzman (Cancionero Andalusí)

 

Pilar Quirosa o la celebración de la vida (I)
Pilar Quirosa o la celebración de la vida (I)

 

Hoy, veintiocho de marzo de 2021, la poeta oriunda de Tetuán y almeriense de adopción Pilar Quirosa-Cheyrouze, cumpliría sesenta y cinco años. Hace ya dos de su muerte y hasta ahora no he podido escribir una sola línea sobre su vida y obra, aunque fueron muchos los días en los que algún detalle, un verso, un libro o un proyecto literario me la recordara. Después del tiempo transcurrido, una vez en calma y desde la quietud del duelo que siempre estará presente para quien la consideró una buena amiga y magnífica poeta, escribo este artículo. Con anterioridad hubo demasiados elementos extraños, circunstancias y conductas oportunistas que me alejaron del foco mismo de su temprana y sorpresiva muerte. Mi relación amistosa y literaria perduró más de veinte años, desde el mismo día y hora que decidí que mi residencia se estableciera en estas tierras, concretamente en Aguadulce (Roquetas de Mar) y compartiera mis libros de poesía con el público almeriense que así lo quiso y entre el que se halló siempre Pilar Quirosa-Cheyrouze, interesada y vigilante en todo cuanto sucedía culturalmente en su ciudad. No descubro nada si digo que Pilar Quirosa amaba la literatura en general y la poesía en particular, pero también cuidaba con esmero sus relaciones personales de amistad. Con ella el camino se hacía más llevadero, porque aunque sea difícil de aceptar, y siendo Almería una ciudad de provincias pequeña, los contubernios poéticos existían en aquellos años que le tocó vivir como presidenta del Ateneo, Jefa del Departamento de Literatura del Instituto de Estudios Almerienses (IEA) o como alma mater del Aula de Literatura del Ayuntamiento de Roquetas de Mar más tarde y que ahora, muy merecidamente, lleva su nombre a petición de las Asociaciones Andaluzas de Críticos Literarios y Colegial de Escritores. Se ha dicho hasta la saciedad que el principal pecado del español es la envidia, y mucho de ella hubo y hay todavía alrededor de los círculos literarios de la ciudad, cada uno por su lado y lejos de aunar esfuerzos, prevaleciendo así un egocentrismo incomprensible, decadente y empobrecedor a todas luces. Sin embargo, nunca vi en Pilar Quirosa atisbo de él, al contrario. A su personalidad y conocimientos literarios se acercaban tirios y troyanos, jóvenes y menos jóvenes, con la intención de medrar muchos y aprender pocos, aunque siempre estuvo predispuesta a ayudar a todos. Su abarcadora manera de entender el mundo fue parte de su excelencia personal y literaria, aunque algunos, casi siempre los mediocres, intentaran beneficiarse de su gran corazón, de su generosidad a raudales.

Pilar Quirosa
Pilar Quirosa o la celebración de la vida (I)

 

Por aquellos primeros años de residencia en Almería destaco el hallazgo de un grupo de poetas que me acogió como si fuera uno más de ellos. Fue aquella una etapa literaria que nunca podré olvidar. Cómo podría hacerlo de Diego Granados, que visitaba en su casa de Albox y con quien conversé tanto de poesía; el más grande poeta almeriense que fuera y es pues nos legó su extensa y excelente obra, Julio Alfredo Egea, con quién tanto quise; Ana María Romero Yebra, por su cercanía y siempre ardiente ternura que tantas alegrías nos ha procurado con sus poemarios y cuentos infantiles; la poeta Pura López, quizá la más injustamente olvidada, con una obra de notoria calidad; mi buen amigo albojense José Antonio Sáez, al que siempre me unió su extraordinaria obra poética y del que siempre recordaré su prólogo a mi primer libro netamente almeriense Exilio en Caridemo y a la propia Pilar Quirosa con quien desde entonces y hasta el fatídico día de su muerte mantuve una sincera amistad y una complicidad literaria sin precedentes. Cómo olvidar tantos encuentros, conversaciones telefónicas sobre este o aquel proyecto, tal su inclusión en los Cuadernos de Caridemoque tuve el honor de dirigir y en los que participó con un estupendo trabajo titulado Palabras para Elisa y otros poemas, los viajes a la ciudad de Málaga durante siete años consecutivos como miembros del jurado del Premio Andalucía de la Crítica de novela y relato, las lecturas de su Aula de Literatura en Roquetas, las presentaciones de libros, sus magníficas reseñas críticas y tantos momentos vividos desde la más irreductible amistad.

Pilar Quirosa
Pilar Quirosa o la celebración de la vida (I)



Es imposible olvidar lo que el corazón siente en cada latido, más aún cuando la meta es la misma a compartir desde la más generosa de las actitudes humanas: la amistad. Nunca hubo lugar para la desconfianza, para el desencuentro sino en nimias cuestiones siempre salvables. Pilar Quirosa ha dejado en la sociedad almeriense y en todos aquellos que tuvimos el placer de conocerla un gran vacío, una huella imborrable, que solo puede allanarse con la lectura de su obra, porque en ella está y estará siempre con nosotros lo mejor de la amiga, la poeta, la novelista, ensayista, cuentista y crítica Pilar Quirosa.

Pilar Quirosa
Pilar Quirosa o la celebración de la vida (I)

 

Pilar Quirosa
Pilar Quirosa o la celebración de la vida (I)



Hoy, 28 de marzo, nuestra querida amiga y excelsa escritora Pilar Quirosa cumpliría sesenta y cinco años, y aunque persista este duelo, no puedo sino recordar su limpia mirada, su voz enredándose a la vida en cada verso, en casa sílaba o palabra, como si en ellas una luz indescriptible se apoderara del mundo, su mundo que aún hoy late en cada ser, en cada paisaje, en todas los objetos, en cada sueño. Su voz en las aguas del mar en Tetuán, su amado Mediterráneo, en el desierto de Tabernas, en la Puerta de Purchena, en las calles y plazas de la ciudad de Almería, en la Avenida de Madrid, en el Castillo de Santa Ana en Roquetas, en las noches lluviosas de otoño, en la Biblioteca Villaespesa, en el silencio de cada aurora, como si todo siguiera igual y nunca hubiese muerto, porque nunca fallece quien con tanta intensidad amó y vivió la vida:

 

Pilar Quirosa
Pilar Quirosa o la celebración de la vida (I)

 

 
 
 

Cuando decida el alba

prender la llama,

la noche se habrá colado

por esa abertura

que permanece intacta.

 

Por ese pasadizo inagotable

que frecuenta latidos de sal,

de bosques y templados horizontes

de mares y otros sueños.

 

Por esta única ventana, huésped

y desafío que la tarde te regala,

la tarde que se libera y te acompaña,

anuncio de otros días

que ya es cercana noche,

tacto y presencia,

el deseo de estar vivo.

 

Pilar Quirosa
Pilar Quirosa o la celebración de la vida (I)
______________________________________________________________________
11 de abril de 2021
Pilar Quirosa o la celebración de la vida  (II)
José Antonio Santano


Concluía mi primera aproximación a la mujer y poeta Pilar Quirosa con los versos finales del poema “Moonligt”, perteneciente a su libro “Estela sur”, que en su día tuviera a bien dedicarme del literal siguiente: “A vosotros, José Antonio y María Isabel, mis amigos en este Sur, a vuestros hijos, Macarena y Javier y, especialmente a vuestro nieto, Juan, con las ramas abiertas hacia lo mejor del futuro, lleno de sensibilidad y esperanza. Un abrazo grande. Firma y fecha: Almería, 14/9/10”. De esto hace ahora once años. Pero la luz de su palabra sigue guiando a quien esto escribe, desde el amor por la poesía y la literatura como forma de vida y compromiso con la otredad, que siempre vivió en Pilar, en carne y alma, porque ella siempre me acompaña, nos acompaña en humano y solidario sentir. Cada día y cada noche que su recuerdo fluye por la estancia donde sigo componiendo versos y sueño, es más dolorosa su ausencia. Saber que ya no está entre nosotros es un duelo permanente que solo logro calmar con la lectura de sus libros, con la presencia de su palabra que ahora reposa sobre mi mesa en forma de tratados de verdadera amistad y compañerismo, por mucho que en ocasiones hubiera las discrepancias propias de seres diferentes, pero respetuosos con el pensamiento individual de cada uno.

 

 

Estela Sur
Pilar Quirosa y el amor a la literatura

 

Ya en el prólogo de este libro, “Estela sur”, realizado por el gran poeta y escritor granadino Fernando de Villena, se reivindica la personalidad poética de Pilar Quirosa, su estética y su estilística, al escribirse: “Estremece la lectura de estos poemas tan llenos de dolor y tan sinceros que son como quejas susurradas al aire o como tímidos alegatos contra el olvido. Para Pilar Quirosa el amor lo llena todo de sentido y su ausencia le hace andar vacilante como desterrada de las delicias de este mundo”. Fernando de Villena dice bien porque mucho es su conocimiento sobre la realidad poética española, sabe de lo bueno y lo malo, como pueden ser ciertas conductas reprochables en los saraos poéticos, pero también de la autenticidad y calidad de la poesía que se escribe no sólo en Andalucía, sino en toda España. De ahí que escriba, con toda sinceridad e imparcialidad que en “Estela sur” existe “un vitalismo, una captación sensorial de la realidad y una profunda emoción de la naturaleza: del mar y de los campos, pero todo ello siempre puesto en relación con el amor y la nostalgia”. Es evidente que conoce bien la poesía de Pilar Quirosa, los elementos esenciales que la constituyen y que hacen de ella una poeta cabal, de un humanismo cierto y una manera de entender el universo con tal clarividencia, que acercarse a sus textos poéticos nos depara una extraordinaria sensación de plenitud, de goce absoluto. Esta es la diferencia que marca a unos poetas de otros. La esencialidad estriba en la comprensión del mundo que te rodea y la expresión de ese mundo con la herramienta precisa que es el lenguaje, y ambas cosas, por fortuna, pertenecían al campo creativo de nuestra poeta Pilar Quirosa.

Hay quienes piensan y así lo han demostrado que con una simple compilación de sus poemas la deuda queda zanjada. Pero esto no es así. Hay que adentrarse en cada uno de sus libros con tal pasión que todos, sin exclusión, se han de reproducir en los volúmenes que sean necesarios, y con el estudio crítico o preliminar de todos y cada uno de ellos y de los géneros literarios tratados, para general conocimiento no solo de la sociedad almeriense, sino de la andaluza y española. Es un deber y una responsabilidad ineludible conquistar el espacio de la esencialidad de su universo literario desde todas las perspectivas posibles. Esta, lógicamente es una tarea ardua, y quizá por ese mismo hecho, se haya rechazado haber hecho realidad la edición de toda su obra literaria, pero solo estaremos parcheando si no somos capaces de concentrar todo el esfuerzo y trabajo necesario en pro de este proyecto, a todas luces, abarcador. En parte, este es mi propósito con estas reseñas puntuales, por entender que toda su vida Pilar Quirosa se consagró a la difusión de la cultura en general y de la literatura en particular. No podemos dejar que su excelente legado quede compensado con unas breves notas biobibliográficas, ajenas a la reflexión profunda sobre su extensa y magnífica obra literaria, interrumpida por su temprana muerte. Pilar Quirosa, como persona y como escritora versátil nos dio mucho más de lo que posiblemente le dimos, y aún hoy, tras su repentina muerte todavía nos ofrece el legado de su obra. Entiendo, pues, que es de justicia propagar y difundir su literatura, que es como decir, su manera de entender la vida. La cita de Plutarco que abre el poemario “Estela sur”, podría definir todo su contenido: “Tienes que vivir y no sólo existir”. Y así lo demostró nuestra poeta a cuantos tuvimos la suerte de conocerla. Para Pilar Quirosa escribir lo era todo: “Escribo de nuevo, / a golpe de lluvia / y de silencios”, de tal manera que en estos versos los símbolos que representan “la lluvia” y “los silencios” son pura esencia existencial que nos permiten conocer no solo a la poeta sino al ser humano que la alienta.

 

 

Julio Alfredo Egea
Pilar Quirosa con el amigo poeta Julio Alfredo Egea

 

 

Celebremos, pues, la vida 

al abrigo de la piel,

con el temblor de una hoja.

 

son versos que ya desde el título de estas reseñas por entregas se justifican: “Pilar Quirosa o la celebración de la vida”. Y es que en nuestra poeta no había mayor ni mejor celebración que “vivir” (carpe diem) a tope cada segundo, con la esperanza puesta en el siguiente, y así sucesivamente hasta el fin de los días.

La poesía de Pilar Quirosa goza de una mediterraneidad absoluta. Nacida en Tetuán y residente en Almería hasta su fallecimiento, el mar es su casa y su refugio, en sus olas se adormece y transporta hasta alcanzar la cima de la luz y la palabra, y en ella encontramos por momentos:

 

La misma calle, 

el mismo mar,

y, a dos pasos,

nuestra intensa geografía,

azul llanto

en el lenguaje de los sueños.

 

Los sueños que desde su Avenida de Madrid alcanza a ver en el firmamento cubierto de estrellas esplendentes. Así la vida se impone a todo y en esa realidad su voz se alza y se aposenta en los misterios del cosmos, porque siempre una luz delata el horizonte al que nunca puede renunciar quien tanto ama, aún gritando por el dolor que acrece en su mirada hacia el pasado, sea “Auschwitz”:

 

Caen las hojas de un calendario cruel,

sonidos de besos marchitados, sombras

de tantas noches de insomnio, tantos

ecos desatados en la Historia, abrazados

a la vergüenza humana.

¡Madre!, aún escucho tu llanto. ¡Madre!

 

o sea “Guernica”:

 

Duele el corazón al acecho

de las sombras inclementes. Duele

la ausencia de cordura en la piel

de los hombres.

Duele el recuerdo de ese árbol

imposible, de sabia abierta a la luz.

 

El lamento, sí, el grito picassiano

y el llanto.

 

Y la sangre derramada.

Y el coraje, todavía,

de sentirse vivo”.

 

Es el dolor humano después de haber sentido la desolación y el miedo a la oscuridad, al odio acrecentado en los corazones, la tiranía y el oprobio como formas indignas de vivir, y por ello, la poeta se rebela y se duele, porque el dolor también es una manera de saberse vivo, lo suficientemente vivo como para censurarlo en un único y aterrador grito, que no es sino la palabra poética en todo su esplendor.

 

 

Pilar Quirosa
Pilar Quirosa

 

 

Claro que sí, la vida, su celebración sin condiciones. Y de eso sabía mucho Pilar Quirosa. Y el amor como pilar fundamental de la existencia. Nada más emocionante y bello que sentir el corazón abrirse de par en par a la otredad, a la entrega libre y desnuda de cuanto adentro se ha cultivado para ser compartido. Y sin embargo, qué poco ha recibido por su creciente y generosa renuncia del “yo” en pro del “nosotros”, si acaso un librito conformado por las prisas y el oportunismo incomprensible de una institución, de la que, para más inri, llegó a ser Jefa de Departamento de Literatura. Toda una vida dedicada a los demás pagada con unas migajas si nos atenemos a su amplia obra. Pero tal vez, no convenga detenerse en cuestión tan baladí, y sí, continuar con lo verdaderamente importante: su legado poético, objeto de estas líneas.

Podríamos preguntarnos por qué este aparente comienzo anacrónico, y la verdad es que no sabría decir su verdadero motivo. Tampoco considero que sea ilustrativo dilucidar en este momento los por qués de esta aventura literaria respecto a la obra poética, en principio, de una de las voces femeninas más interesantes de la poesía contemporánea española, porque, y de eso estoy convencido, de no haber sido por muerte tan repentina, Pilar Quirosa-Cheyrouze hubiese ocupado un lugar destacado en el panorama de la poesía del nuevo siglo.

Su libro “Estela sur” es un ejemplo de lo dicho. En él confluyen los elementos esenciales y los recursos estilísticos propios de una voz que, a medida que crecía y creaba su propio universo, más brillaba por su lenguaje y su permanente dedicación a expresar lingüística y semánticamente la autenticidad poética de sus textos: “Esta noche, de nuevo / se abren las puertas del mar”. El mar como paraíso existencial, el paisaje por excelencia de su poesía y la soledad como cómplice de una rutina que no impide, todo lo contrario, agrandar el acto mismo de la creación:

 

De su mano, el mar

—¿recuerdas— era sonido y paz,

lecho de algas y aliento.

El mar y el oleaje,

intenso atisbo de luz

para los ojos del niño

que contaba las estrellas.

(…)

Azul intenso, en el nombre

de la vida, pequeñas manos

agarradas al mayor de los universos.

 

Y en la arena, aquellas huellas,

aquellos primeros pasos,

recorridos junto al vuelo de su falda,

abriendo ventanas al mundo.

 

La poesía como esencia misma de la cotidianidad, el júbilo de la existencia en los detalles más nimios, en las cosas sencillas, en la descarnada realidad de la materia y la secreta luminosidad de lo invisible, de lo espiritual o de la mística de los días que nos conforman, en perfecta comunión con la naturaleza, con amorosa pasión y ternura, donde de nuevo el corazón abre sus ventanas de par en par:

 

Hay horas que parecen las últimas,

llenas de momentos insomnes,

donde se intuye el azul de las riberas

y el verde ardiente de los pinos

que descienden, plácidamente,

hasta la orilla.

 

Y hay muros insondables,

montes de cristal que injertan

parcelas de cielo aristadas,

que moldean la mañana

con tempestades de besos,

que peinan la distancia

varando una caricia.

 

Y, sin descanso, costea mi frente el mar.

 

 

Pilar Quirosa
Pilar Quirosa o la celebración de la vida  (II)
 

 

Es la mar vértigo y temblor de la mirada que observa el horizonte siempre en la esperanza de alcanzar la otra orilla, sus arenas y sus gentes, como un continuo eco que se adentra en las entrañas y la carne, en el alma y el sueño de la poeta, que no deja de bregar con la palabra y su último sentido y configurar así una verdad —su verdad—, que siempre cuidó con sabio y denodado esmero. En la luz mediterránea se conformó toda su poética y a ese mar de azules infinitos se debe y se entrega sin ningún tipo de condiciones, desnuda y libre, ligera de equipaje, como diría Machado. Todo en él, el Mediterráneo, los colores, la luz, los sonidos, los aromas y, sobre todo, sus silencios marcan la aventura creativa de Pilar Quirosa, y con ella, una nueva forma de expresión poética, una manera de ser, en la diferencia y la pluralidad, más poeta si cabe, más humana:

 

Conservo el recuerdo de un mar antiguo

que desciende hasta la orilla

y es clamor de algas y de arena.

(…)

Desde tiempos ancestrales,

donde caben los días

y se aposentan todos los instantes

que nos hablan de otras noches

henchidas de juegos y plenilunios.

 

De siluetas y de olor a salitre

en aquellos muelles que acompañaban

al fulgor de las estrellas.

(…)

Tras la ventana, hay constancia,

esta noche se precipitan las cenizas del tiempo.

 

El tiempo fluye por doquier y apresa los instantes para luego recordarlo en su fiera intensidad, esa que la palabra provoca a la luz de la estrellada noche o en el silencio que tras el ventanal recorre la alcoba y el alma de la poeta. Ahí está, siempre atenta a las señales, a los símbolos y a la historia humana que proclama en sus versos de arte mayor unas veces y de menor otras, a la gramática o la sintaxis según considere el tono o el matiz a resaltar en su escritura, en un juego de espejos metapoéticos que nos acercan al verdadero valor de su poética:

 

Cómo escribir un poema

que se deslinde de la nostalgia,

que desconvoque, para siempre,

la plasmación de la herida

y se haga fuerte, y raudo y vital

para la supervivencia.

 

Cómo gritar a los imperativos

que se desglose en pretéritos

imperfectos pero humanos,

que no tiemblen ante la mansa caída

de las hojas del castaño,

que sean lava y, al mismo tiempo,

compás de espera, página abierta,

ternura y remanso.

 

Cómo barajar el efímero tiempo,

el reloj derrotado por el paso de las horas,

el dolor que crece y se retuerce

en meandros, cómo escribir un poema.

(…)

Cómo escribir un poema

esperando el regreso de la luz,

la única estancia habitada.

 

Así en su estancia, paisaje interior y en los otros donde la vida se reactiva con cada primavera, Pilar Quirosa supo ser luz y perfume del día a pesar de tanta oscuridad, de tanto infierno enmascarado y tanto agravio consentido por la mediocridad reinante. Pero su mayor virtud fue siempre su amorosa entrega a la vida, que no es sino decir a la literatura, y a su entorno tanto familiar como amical. Nada se interpuso en ese camino elegido libremente y libremente frecuentado a lo largo de los años:

 

No he conocido

más instantes

que el placer de la palabra,

ese puente levadizo

tendido hacia el abrazo.

 

Es el tiempo y la memoria en la poesía de Pilar Quirosa inseparable de la realidad. En ella siempre el aliento de un renacer constante y permanente, capaz de eternizarse en el rumor del mar que vive tan cercano.

 

Por razones obvias

hoy renazco al ritmo de las olas,

donde se balancean los días,

y la tarde es un vuelo

de infinitos signos, reclamados

por la inercia del mar,

donde la soledad

es espejo y es quietud,

y, también, lo es,

poso de nostalgia.

 

Hibernar la noche
Pilar Quirosa o la celebración de la vida  (II)

La vida es tránsito, soledad abarcadora de silencios y emociones, espíritu y latido. Por eso la poeta quería “Hibernar otra noche / para rescatar los sueños”. Y mi deseo no es otro que Pilar Quirosa viva para siempre en la luz de la palabra, nunca en el olvido.

 
 
 
Pilar Quirosa o la celebración de la vida  (III)
 
 

Retomo la lectura de la obra poética de Pilar Quirosa con el libro “Et signa erunt”, que en su traducción viene a decir algo así como “Y las señales son”, publicado por el Ayuntamiento de Málaga en su, desgraciadamente desaparecida, colección “Ancha del Carmen”, título tomado en recuerdo de uno de los lugares más castizos o emblemáticos de dicha ciudad. El poemario vio la luz en el año 2008, siendo director de la colección el también poeta y presidente, por aquellos días, de la Asociación Colegial de Escritores, Sección Autónoma de Andalucía José García Pérez. En este poemario la poeta atiende o interioriza, podríamos decir, desde la continua observación de todo cuanto a su derredor existe y se manifiesta, las señales, las huellas o signos que se muestran en su desnudez absoluta y en el marco de lo cotidiano. Pilar Quirosa bebe de la tradición lírica española más sustanciosa para crear su propio universo poético, por ello, ahonda en la nada para alcanzar lo absoluto. Su capacidad para la creación es relevante, de ahí que el legado que nos ha dejado sea extraordinariamente valioso. Nada ni nadie podrá impedir que después de su inesperada muerte, su obra sea divulgada como se merece, por derecho propio, por haber conquistado con su verso limpio y cristalino un lugar destacado en el panorama de la poesía española contemporánea, como también andaluza. Sabía bien Pilar de los muchos obstáculos que se cruzan en el camino, tanto por ser poeta como mujer, pero todos los salvó con la serenidad que la caracterizaba. En “Et signa erunt” nuestra poeta se nos muestra así. La madurez adquirida a través de los años va calando hondo y permite a Pilar trascender la realidad que vive para transformarla en otra bien distinta, o, cuando menos, más acorde con su mirada. Es esa mirada abarcadora de todo cuanto vive y se desvive en el interior del sujeto poético lo que muta o varía, lo que le hace proceder de un modo u otro, con el convencimiento de que el resultado final será una nueva forma, un nuevo ser, un nuevo espacio o un nuevo universo, y que podría resumirse en este verso: “En la mística del silencio”.

En la presente obra, “Et signa erunt”, son muchos los silencios sugeridos, aquellos que mantienen firme sus convicciones de mujer y de poeta, tanto por su manera de amar y sentir, como por su ética y estética, de quien actúa sin limitaciones, enteramente libre. De ahí que la simbología y sus incursiones a las diferentes realidades existentes en su mundo interior nos guíen por lugares misteriosos y mágicos, segura de que solo así, los lectores hallarán matices y sensaciones nunca antes vividas. Es como un viaje sin destino preciso, pero a sabiendas que será un viaje apasionante.

“Et signa erunt” es una prueba más del buen hacer de Pilar Quirosa-Cheyrouze. El libro está constituido por tres partes que ya en sí mismas definen o aproximan al lector a la verdad poética de su autora. Precede a dichas partes constitutivas del contenido una dedicatoria expresa a Estela Carles, amiga de la infancia en Tetuán, hecho que nos aporta la consideración que para la poeta tiene la amistad y la infancia, ese inolvidable tiempo vivido en su ciudad natal: primeras relaciones y juegos, sentires y miradas junto al mar Mediterráneo y su inabarcable azul. Por ello, y en este sentido, la primera parte del libro llevará por título “Alfa” (Los días oscuros), que iniciará con una cita de nuestro olvidado Nobel Vicente Aleixandre:

“He nacido una noche de verano /

entre dos pausas. Háblame: te escucho”.

Nacer a la vida, que no es sino celebración, como siempre lo fue para Pilar Quirosa. Vivir desde principio a fin, sin importar el tiempo, sino en la armonía del cosmos; mirar a las estrellas, en todo lo creado allí a lo lejos, en la oscuridad del firmamento o una noche de verano; y escuchar lo que se habla, lo que se cuenta a la luz de esas noches estrelladas y de luna. Todo en un único universo, creado y recreado una vez y otra en la fantasía infantil, en la serena paz del silencio que brama tras la hora del sueño. Navegar por del mundo a la búsqueda siempre del amor, que nos contiene y es ofrenda siempre, porque su verdad es una. Porque para Pilar Quirosa el amor es lo que mueve el mundo:

Lo que mueve el mundo

viene dado mucho antes

de la cuenta atrás,

en juego último y necesario.

No lo dudes, amor:

lo que mueve el mundo

es el amplio espacio de tu nombre.

El mundo está en todos y cada uno de nosotros, en aquellos árboles del camino, en las aguas verdosas de un río, en las formas misteriosas de las montañas, en la mirada que descubre el horizonte al límite, en el vuelo de las aves. La noche y el silencio que habita al silencio permite a la poeta contener los asombros en la mirada siempre limpia del universo, del cielo que nunca decepciona, el juego de los gestos y los signos que descubre a medida que vive, que siente el agradable temblor de la palabra anidando la memoria. Mirar para dejar la justa señal de lo vivido, la luz del cuerpo amado ofreciéndose en su esencia:

Las miradas marcan

el territorio de la noche

y atraviesa el cielo de agosto

una lluvia de Perseidas.

El tiempo fluye por el solar de la memoria, es un tiempo necesario por soñado y vivido en aquellas noches de verano, y conformación luego de los años en esa especie de limbo que nos avisa y nos reclama la vida en soledad que la lejanía impone:

Amanece hoy

y tanta vida

se diluye ante mis ojos.

Este sol que no se apaga,

la marea oculta

y tus brazos en equilibrio.

Tanta soledad impresa.

Quirosa se recrea en la noche y el amor que la soledad recuerda si miras al instante el estrellado cielo del estío que nos deslumbra y ciega, como si solo existiera la luciérnaga viva del amor en todas las cosas del mundo. No se puede vivir de espaldas a la vida, a lo que nos alegra como a lo que nos entristece, porque lo uno y lo otro forma parte de ella, y Pilar Quirosa, la poeta y la mujer bien lo sabe, por conocimiento y por vivido. En esa diatriba el tiempo se rebela y actúa como señal de destino:

En estas horas, hoy,

sólo quería el roce de tu mano

y olvidar la perenne amenaza

del destino.

¿Es una amenaza, realmente, el destino? Piensa la poeta que en ese laberinto que se supone es el mundo, corre peligro, porque el tiempo es pura soledad, el vacío que muestra sus fauces cada noche. ¿Y el sueño, el deseo de ser y conquistar otros espacios, otro tiempo de luz y armonía, dónde encontrarlo? La respuesta no puede ser sino el amor, y hasta ese amor vuela en las alas del verso, en la ardentía de la palabra creando mundos distintos y armoniosos. Es el amor la única salida en la oscura y calma noche, cercana a los lugares que ama, a la mar de su infancia, de su vida:

Abrazas, amor,

pequeñas estelas de tiempo.

La noche en Aguadulce

y este espacio de noviembre,

despertando a la mirada.

Aquellas luces primeras

—relájate y confía en la sabiduría

del mar— allá a lo lejos,

hoy tan cerca, hora breve,

largos días,

intuyendo el horizonte.

El mar de Aguadulce, tan cercana a su ciudad de Almería, su Avda. Madrid donde los días transcurren en candente soledad, amasando sueños en su salón de siempre, allí donde recibe a los amigos o enseña a los adolescentes, allí, tan cerca y tan lejos de las pasiones; observadora tras la cristalera de cuanto acontece y sueña. En su cotidiana existencia se aferra a los símbolos, a las señales o signos que la vida pone en su camino, esperando hallar la luz en cada esquina, en calles y plazas, en la mar que aroma de algas y salitre la vida:

Somete la sinrazón a la duda.

Y regresa luego, despacio,

sin detenerte.

Es el juego de la existencia.

Et signa erunt.

Las señales que son, todas en una misma voz. Voz del tiempo y la memoria en la luminosa palabra, amorosa, solidaria y humana, por no ser ajena al dolor y las penurias del mundo. Una voz alarmada por los acontecimientos:

Ahí van los Señores de la Guerra.

Van bebiendo de sus acres sabores

en chamuscadas derrotas.

Y se lavan el honor y la honra

desde su condición ofídica.

tu abrazo inesperado.

Acontecimientos que pueden concretarse en uno, tal fue el 11-M, cuando dos aviones se estrellaron contra las Torres Gemelas en la ciudad de Nueva York, con el resultado terrible de cientos y cientos de muertos, unos presos del fuego y otros de la desesperación al saltar desde las ventanas de los rascacielos al vacío. De nuevo la sangre y los cipreses como símbolos de la muerte, como verdaderos Jinetes del Apocalipsis. Todo parecía sucumbir, el mundo entero estaba en inminente peligro a causa de los fundamentalismos existentes, del terror sin más. Por ello la poeta se siente perdida en su soledad cotidiana, e impotente, no puede sino dolerse de todo cuanto sucede en el mundo, al pueblo americano, que es ahora también su pueblo y sus moradores sus hermanos. Ese amor fraternal anida en su corazón y en su pensamiento, no es ajena al dolor del “otro”, y de ahí que quiera reflejarlo en versos tales como:

Me está doliendo la herida

abierta del corazón

de la tierra,

la memoria brutalmente

detenida, el dolor

del silencio.

Me duele la sinrazón

de este tiempo inclemente,

las horas amputadas a la vida,

la angustia, el desamparo.

Y sentencia la poeta:

“Me duele este once de marzo, /

nacido desde el temblor de la Historia,

/ en los andenes de la cercana primavera”.

Así su mirada que es un abrazo fraterno al “otro”, al que muere y al que sufre, al que nunca más volverá a ser el mismo. Es la emoción trascendida, el corazón abierto para refugio del dolor lo que cuenta, por muchos que sean los cuerpos sepultados entre los escombros para mirar los cuerpos fantasmales, bañados de ceniza, alquitranados…Es esa mirada de poeta sabedor de su lugar en el mundo, de su canto y los silencios. En ese estar también acoge el verdadero significado de la amistad, tan enriquecedora, como legado del saber en el otro, aun distinto pero cercano en la propia concepción de un mundo afable. Por ello recuerda al poeta cordobés Vicente Núñez, seguramente asido a una copa de vino en su taberna de siempre, “El Tuta”, en la plaza Octogonal de la cordobesa Aguilar de la Frontera, y así lo cita como “voz alada en sentimiento”, y escribe estos versos correspondientes a “Poema último”:

Y al contacto

del lenguaje y de sus signos

navegamos —fieles, siempre—

por nuestra intensa memoria.

Acercados al misterio,

prolongamos el discurso

definitivo del ser último

que se atrevió a redimirnos,

inundado de atardeceres,

más allá de la partida.

No pierde ocasión Pilar Quirosa para mostrar su mediterraneidad como incansable navegante, sea por los múltiples vericuetos de la vida (“Navegábamos / por el sendero de la Historia”), porque en ese trance la Historia siempre “plena de signos y de infinitas sombras”, vislumbra el solar de la memoria y todo lo pretérito es trascendido a una realidad presente, y, a veces, también futura.

La segunda parte del libro se acoge al título Épsilon (Los ritos olvidados), precedida por una cita del poeta Jorge Guillén:

“Noche mucho más noche:

el amor ya es un hecho”.

De nuevo la noche como íntimo paisaje para el amor, en el que los silencios y las sombras, señalan la dirección del misterio y los asombros. Amor y Naturaleza en perfecta simbiosis (hojarasca de otoño, acantilado, altas copas de pinos, monte Athos…):

“Sólo las aguas, amor,

tratando de borrar el espejismo”.

El paisaje de lo vivido en amorosa entrega, desde la altura de una torre tal es el poema dedicado a Neus Bonet y titulado “Tour Eiffel”:

“En este espacio

último, París, en clave /

de hierro y de nostalgia. //

París es una urgencia

que nos convoca al deseo”.

Justamente épsilon es la quinta letra de las 24 que componen el alfabeto griego, y si nos atenemos a la numerología el 5 simboliza la libertad, siendo en la estructura del libro la parte central. En ella la melancolía o la nostalgia de la ausencia del padre:

Padre, sé que no estás,

pero te presiento,

en cada contraluz,

en el vuelo de los pájaros.

Y sé que vendrás

una noche, para siempre.

Quizá ahora, en no se sabe qué lugar, pero seguro la poeta se halle junto a él, liberada en ese espacio cósmico que tanto amaba. Los lugares amados están muy presentes, de ahí su rescate como en los poemas “En Formentor”, “Camino de Aurillac”, “Zona Cero”, “Amanecer en Valldemossa, pero también y como parte del paisaje las sombras, el ocaso, el horizonte que no es sino la palabra, esa luz que nos acoge y nos alimenta los días, como recoge el poema “Horizonte”, dedicado a su amiga bibliotecaria María José Rufete:

Jamás perece la luz

si navega la esperanza.

Nos llueve el silencio

y nos colma, voz de vida,

cuando nos abraza la palabra.

Ya en la tercera y última parte del libro, correspondiente a “Omega (Tempus fugit)”, representada por la última palabra del alfabeto griego, nos alumbra con en lo que pudiera ser su significado con una cita de Virgilio “Caelum hoc et conscia sidera testor”. La poeta viene a querer decirnos que el cielo y las estrellas son los testigos cómplices de un tiempo que nos pasará, de ahí su preocupación por el tiempo, la conciencia de su fugacidad, como lo es la propia vida. Por ello vuelve al viaje, a navegar por todos los mares posibles, a sabiendas que en ellos hallará naufragios y derrotas, pero en la esperanza que alcanzará el horizonte, y con ello, la tierra prometida, su propio universo. Ahonda en los significados y signos de la tradición clásica del mundo antiguo y es una guerrera más, una Ulises dispuesta a conquistar sus sueños:

Llueve intensamente,

y soy testigo

de una estirpe por llegar,

una leyenda negra

de mortandad y de oprobios,

cerca de los pueblos del mar.

El enemigo, su enemigo ahora es el tiempo:

“Enemigo mío, cruel tiempo,

pesadilla inmensa

generada por los lustros.

Jabalina letal

atravesando músculos y arena”.

Y piensa en regresar, pero ¿a qué mágico lugar, a qué ciudad, a qué playa o mar?; sí, el horizonte soñado todavía refulge en su memoria:

Amante y seductor de las estrellas

que todavía brillan en el horizonte,

cálido regreso a Medina Habu,

posible paraíso iluminado.

Más allá de la última playa,

más allá del Egeo,

la única salida posible.

El viaje, la partida hacia lugares desconocidos, no es sino sinónimo de sueño, de quimeras en la poesía de Pilar Quirosa, de tal manera que esa vital necesidad hace que piense y reflexione sobre la fugacidad del tiempo, por más que la esperanza de amar y ser amada sea el deseo que silencia ese tiempo de espera, ese cruel tiempo que se nos escapa presuroso. Alfa y omega, principio y fin, y un “Postrer gesto” que define la verdad poética de Pilar Quirosa cuando escribe, como colofón a este poemario los siguientes versos:

                                                        Beso mi única bandera:

las sábanas que ocultan tu cuerpo.

Pilar Quirosa

Antonio Orejudo

ENTREVISTA A ANTONIO OREJUDO


Pasan los días y, a veces, siento un vacío inmenso si no me leo, al menos, un libro al mes. Tocar el papel. Pasar páginas. Ver su formato, tipografía.. color.. olor ¿Será el olor a papel? Mirar lo que he escrito: “leer” ¿Cómo hago para insistir en “leer en papel” a diferencia de “leer en pantalla de ordenador”? En absoluto estoy en contra de las nuevas tecnologías. Sería una contradicción, yo que soy una viciosa de juegos on line, pero leer en papel sigue siendo un placer que no me quitará la ciberciencia por mucho que avance cada día.

Hablando de libros, lo último que me he leído ha sido “Un momento de descanso” de Antonio Orejudo. Como muchos seguidores de su obra ya estábamos deseando leerle de nuevo. La Colección Andanzas de Tusquets nos ofrece el placer de una obra estructurada en 241 páginas que se leen en un día festivo, o en tres si quieres rumiar e investigar nombres propios de los que narra anécdotas o lugares geográficos para visitar si nos toca la lotería. Risas. Se lo dedicas a Helena
Maribel Cerezuela: ¿Quién eres Helena con H? No pones para mi esposa o mis hijos, el mundo o una dedicatoria con frase sentenciada por un autor que murió hace años cubierto por la fama… sólo a Helena. Es curiosidad.
Antonio Orejudo: Helena es mi mujer.
Después de la dedicatoria
1.- Aparece un fantasma desde la página 11 
2.- Cómo me hice escritor desde la página 97 y por último
3.- La felicidad del hombre descansado desde la página 147
M.C.- En la primera parte- Aparece un fantasma- me peleo con la palabra escrita con tanto “Digo”, “Dice”, que a sabiendas que es Antonio Orejudo sigo leyendo cuestionándome qué habría hecho el profesor Orejudo en una clase o taller literario si un alumno osara semejante proeza…, ¿Qué habrías dicho?
A.O.- Me habría parecido un hallazgo y hubiera negociado con él para que me vendiera la idea
M.C.- Todo texto, no hay ni una foto de la portada de la universidad donde impartía clases Cifuentes ¿Será porque era un fantasma? Por cierto, lo de Ci- Fuentes, es en honor a Di Fuentes? Sería simpático y a destacar ese guiño geográfico. ¿Lo es?
A.O.- No. Cifuentes es un apellido que me parece que tiene una cierta comicidad implícita, nada estridente.
M.C.- Otro detalle para situarnos en la escena de las Américas, “Cuando llegaba a casa la temperatura no superaba los 62º Fahrenheit…  unos 17ºC, con un 70 por ciento de humedad “. 
A.O.- Me entretuve en buscar la equivalencia.
M.C.- Llegamos a la segunda parte -En como me hice escritor- Hay fotografías en la Pág. 109. Aquí pensé que la habías puesto porque te añoras con pelo largo, cuando todo se ve posible, y creemos que podremos cambiar las cosas que tenemos cercanas. Pág. 116, la más inquietante porque a la gente nos gusta el morbo a rabiar. Eso de que sea verdad y encima de la \”alegre doña Ximena\” es de lo más perverso…
A.O.- Suelo decir que esa parte es lo único real de todo el texto 😉
M.C.- Seguimos leyendo y \”La felicidad del hombre descansado\” vuelves a la carga con dos frases que resumen todo el libro… ¿Cuándo fue consciente de lo que estaba sucediendo? y ¿No le parece que ha pasado demasiado tiempo para mantener tan vivo ese odio?, con una fotografía en la Pág. 156, donde se puede leer \”Una norma permite licenciarse sin aprobar la última asignatura…\”… (¿fue esta noticia la causa que provocó el libro? nunca lo sabré.. Más fotografías en la Págs. 167, 168, 169, 170 y 231.
A.O.- No, esa noticia no provocó la escritura del libro. Cosas como esas suceden todos los días en la universidad.
M.C.- Seguiría poniendo frases que me han llamado la atención, como ¿Quién soy yo para rechazar la mediocridad? – En este tramo da la sensación, una vez más, de que te estás azotando la espalda hasta sangrar… esa imagen que tenemos de los curas que describe Martín Vigil en “Cierto olor ha podrido”, donde la sangre no llega al río, pero casi….
A.O.- No soy nada masoquista. El personaje solo se llama como yo. Pero no estoy seguro de que sea yo.
Queremos saber mucho más del autor, – aunque ya han hablado y escrito muchísimo-, así que pregunto:
M.C.- ¿Estás dolido por los estragos que consideras está haciendo o hará en un futuro próximo el famoso \”Plan Bolonia\”? 
A.O.- Sí, creo que el Plan Bolonia convierte la universidad en un centro al servicio de las empresas, y abandona los saberes que no son rentables a corto plazo.
M.C.- Cada país tiene una manera de ser…. como dirían los chinos, somos árbol, o animal o cosa… y esto también va por los comportamientos respuesta de las universidades y sus clientes los estudiantes…. ¿tiene remedio nuestra particular idiosincrasia de ver la vida? 
A.O.-La universidad sólo cambiará si hay una gran crisis social. No estoy seguro que de desearlo.
M.C.- Siempre hemos dicho que el que viajaba era más progre, más intelectual, más snob, más de todo… con respecto a los que se quedaban en su ciudad natal, estudiaban para profesor de EGB y se jubilaban a los 65 con depresión… ¿Sigue siendo importante que las nuevas generaciones de estudiantes vayan a otros países? 
A.O.-Creo que salir de tu casa es muy saludable, porque te permite ver las cosas con perspectiva, apreciar en su justa medida lo que tienes y ser consciente de lo que te falta.
M.C.- ¿Cómo se sobrelleva la decepción? ¿Crees que la literatura se hace eco de la desidia del pensamiento humano? 
A.O.-La decepción con la vida tiene muchas respuestas: respuestas farmacológicas, lucha armada o cinismo. Incluso la escritura puede ayudar a sobrellevarla.
M.C.- ¿La crisis económica ha llegado a comerse nuestras neuronas? 
A.O.-Esas que Eduardo Punset en su libro “Excusas para no pensar” dice que no desaparecen. No, la crisis económica ha sido utilizada para llevar a cabo una contrarreforma del estado del bienestar, que se ha llevado por delante en pocos meses conquistas que habían costado lustros.
M.C.- ¿Qué fue de aquél profesor que se juntaba con sus alumnos en un bar  y nos hablaba del mundo y cómo mejorarlo?
A.O.-Nunca he tenido un profesor semejante. Lo único que querían arreglar mis profesores era su apartamento.
M.C.- Hablas de un suicidio… ¿es un guiño a un profesor de Historia como fue Agustín Díaz de Toledo o hay alguien más?
A.O.-No conocí a Agustín Díaz de Toledo. No es una referencia velada a nadie. Es simplemente un personaje.
M.C.- ¿La humanidad se está suicidando un poco cada día? 
A.O.-No sé si tanto, pero no parece en efecto que vayamos por buen camino.
M.C.- El sistema educativo que pasa por tutores, directores, decanos, rectores, ¿crees que debería cambiar? 
A.O.-De arriba abajo. Empezando por los parvulitos, siguiendo por la primaria, por el bachillerato y terminando por la universidad.
M.C.- Hablas de humor, pero no eres cómico ni humorista. En literatura como en el cine, ¿es obligatorio poner escenas de sexo para que la gente no se aburra? 
A.O.-No, el sexo no es obligatorio. Mi lucha contra el aburrimiento es a base de ritmo narrativo.
M.C.- Chinchar al otro, ponerle la zancadilla, la envidia progresiva, ¿Es patrimonio de los hispano hablantes? o quizás una “actividad” monopolio de la humanidad… ¿Qué opinas? 
A.O.-Aquí la envidia es un vicio muy extendido, pero la he visto en otros países. Me parece más hispánica la resistencia a reconocer el talento del vecino.
M.C.- Ser Catedrático de una Universidad, ¿sigue siendo el objetivo máximo de un futuro profesor? 
A.O.- En muchos casos sí.
M.C.- Hace tiempo leía en el periódico “Público” a Rafael Reig hablar de la “necesidad” o “el placer” de “trabajar de persona objeto” por la economía de la subsistencia… En tu libro también hablas de distintos trabajos esporádicos por “necesidad económica” ¿Tan mal está la vida de estudiante en Norteamérica? 
A.O.-No pasábamos hambre, pero no nadábamos en la abundancia. Había que hacer trabajitos para poder tomarse alguna cerveza, sí.
M.C.- Después de leerte me fui a Google para informarme de la enfermedad o la falta de psicomotricidad, destreza manual… ¿Es obligación de los profesores que están en contacto diario con nuestros hijos estar atentos a esa falta de “destreza manual”? Si les hacemos participes de esa responsabilidad… ¿no sería darle al profesor un carácter más profesional que el que tiene hoy en día? 
A.O.-En efecto, creo que a los profesores, sobre todo en el instituto, se les sobrecarga con obligaciones, que a veces solo tocan tangencialmente su profesión
Maribel Cerezuela (05/05/2011) Para literaturas.com

Eran cuarenta y algo más

ERAN CUARENTA Y ALGO MÁS
ERAN CUARENTA Y ALGO MÁS
ERAN CUARENTA Y ALGO MÁS
ERAN CUARENTA Y ALGO MÁS.
  1. La voz de la cometa
  2. Linares digital
  3. La Crónica de Almería (Colectivo Octubre)
  4. Diariovoz
  5. El siglo de Almería
  6. La voz de Almería
  7. Nueva Literatura Almería
  8. Entrecharcos
  9. Transparencias
  10. El tranco
  11. Barril de tinta
  12. Tumbaita
  13. Tinta de Barril
  14. Tartesia
  15. Pasadizos oscuros
  16. Solar en construcción
 
 

PUBLICACIONES HASTA LA FECHA.

 
 
Revistas literarias que he creado o ayudé en su difusión, diseño, maquetación y publicación: \”La voz de la cometa, Nueva literatura Almería, Transparencias, Acehual, El tranco, Diariovoz\”.
 
Periódicos donde he trabajado o he publicado: El Siglo De Almería, La Voz De Almería, El Linares Digital, La Crónica de Almería (colectivo Octubre).
 
Mi primer dominio en Internet: \”chispita\” en el grupo Goya; más tarde en madresol.net\”myck\” en el servidor de Arrakis; \”alma y el ajedrez\” en Xoom; \”alma\” en Ctv ; \”alpujarra\” en europa.net; Amigos del Ajedrez en Melodysoft; Aldia en arrakis; diariovoz en Terra; diariovoz en Yahoo.es; diariovoz en hotmail; diariovoz en sogecable, diariovoz en Auna; diariovoz en wodafone;
 
Dominios en los que me gasté una fortuna en internet porque quería tener dominio propio: lavozdelacometa.org; *.COM; *.NET; diariovoz.com; 7dimensión.net; diariovoz.org; diariovoz.es
 
Revistas o periódicos donde han hablado de mis partidas de ajedrez; mi trabajo en la red o publicado mis entrevistas a grandes de la literatura: Revista de ajedrez PIPA; Jaque, El Ideal, La Voz De Almería; literaturas.com, marqueze.net; cuentacuentos.org; relatos.com; e-Listas.net; mundolibro.com; pasosfronterizos.org; Aered.net;
 
(pido perdón por todas aquellas que he publicado y han colaborado conmigo y no las he nombrado) 
 
Amigos que me han ayudado en internet: Aered. Andalucía en la red, entre otras cosas porque no sabía inglés y sin ellos no sé como  me las habría apañado. Nuevamente quiero dejar constancia de su ayuda y darles las gracias. 
 
 
Gracias a todos los que han ayudado a divulgar la cultura.
Seguimos trabajando por y para ustedes.