FI CÁLAMO &

 

FI CÁLAMO &

;

 

FI CÁLAMO

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Órbita EP

 

 

Balanza

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Juan Antonio Moreno Ávila

 

 

 

 

 

 

FI CÁLAMO

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

       UNIVERSO MULTITUD

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Big Bang

 

 

 

¿Por qué Grecia

y los océanos y las supernovas

y las lunas de Júpiter y tanta libélula? 

                          

¿Por qué la insistencia

de nubes y violines y ciudades?

 

El duende en el enigma

explica el cosmos.

 

Disfruta

del espectáculo

y de la ignorancia

mientras.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Edad adulta

 

 

 

No padecíamos demencia de relojes

cuando el ayer duraba lo que ayer

y hoy decaer y gritar ahora

por el tizne de haber perdido

las acuarelas del luego.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Espejo

 

 

 

Cómico y tiniebla

o el algodón de azúcar

más álgido de cualquier feria

y el monje lunático y ocaso

que pretende llegar a la raíz

incluso donde no hay tierra.

 

Y soy el propósito

de aniquilar yo. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Lascivia aquí

 

 

 

Hablamos de arte y otros dedales

tan inútiles como quizá necesarios

pero cuando sucede verano animal

en las proximidades del estómago

el arte y las palabras evidencian

eslabones de esclavitud ridícula.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tercera aproximación

 

 

 

Pinta fondos marinos

(la belleza contiene peligro)

con tsunami de frío

en los pulmones

(la apetencia oscila)

y llega y sienta su tiempo

de mujer invierno

(imposible)

a mitad de otoño

(ojalá).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Alejandra Pizarnik

 

 

 

Filamento que rompe la bombilla

eclipse que engendra nuevo sol

melodía que ulcera el lenguaje

mudez que canta huracán.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Poema kynikós

 

 

 

No necesitamos pedir

que venga jauría de perros

a cazar la tristeza humana

y salga bienestar de las fauces:

amor de los perros llegó antaño

para facilitarnos el camino.

 

Los galgos colgados en árboles

ni siquiera ladrarían venganza:

murieron sin poder aullar

que ya no verían hoy

a quienes los colgaban.

 

Que los humanos acabemos

en fosa común o necrológica

no siempre es injusto.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Manifiesto

 

 

 

Decir persona equivale

a decir humanidad

y también a decir

cocino mejor

que tú.

 

Me llamo Erik Satie

como todo el mundo

escribió Erik Satie.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Manifiesto ( 2 )

 

 

 

¿El próximo cuento cuál es?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Manifiesto ( 3 )

 

 

 

No escuchar el chiste ahí

sino ahí la advertencia

si yo volviera a nacer

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Manifiesto ( 4 )

 

 

 

El skate

o el dios tan ímpetu

de prolongar la adolescencia

airea con frenesí el marasmo

derribando los trajes

y las esquelas

de paredes entre paredes.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ballet

 

 

 

Mientras se mueve y gesticula

todo parece primavera:

la bailarina insolente y frágil

y belleza que salivan

los espejos.

 

La bailarina ik hou van je

de habitación con vistas

a mayor entusiasmo

y el repique del somier

durante la época

estar en celo era la vida

y no el recuerdo. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Cardiología

 

 

 

Sístole significa

movimiento de contracción

del corazón y las arterias

y significa licencia poética

que usa sílaba larga

como breve.

 

Diástole significa

movimiento de dilatación

del corazón y las arterias

y licencia poética

que usa sílaba breve

como larga.

 

Lo que implica desconfiar

de infinidad de textos

y canciones.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Nota

 

 

 

Duele igual escribir que no escribir

cuando olvidar es la hipérbole.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Evolución

 

 

 

Inventando

el cinematógrafo

los hermanos Lumière

ampliaron la literatura

aquella en torno al fuego

y comenzaron a barrer

las cenizas que suelen

caracterizar a las palabras

inmóviles en los libros.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Médula

 

 

 

Nos configura la lucha

de existir resulta luchar

incluso en vacaciones

y muy difusa la frontera

que delimita la quietud

y la derrota.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tonelada

 

 

 

Lleve cada uno su culpa

y no habrá culpables

disculpó

Antonio Porchia

pero la culpa insiste

porque invade

todo.

 

Ni asesinato ni similar

y sin embargo sentir

o haber sentido dentro

el monstruo asedio

que cometió asesinato

y lo demás.

 

La culpa exige culpa

y martiriza o devora

a través del mecanismo

lógico y demente:

la piel incorpórea

que parece resucitar

o la sensación

de que viven todavía

quienes ya no viven.

 

 

 

 

 

 

 

 Radiografía

 

 

 

Somos molécula de agua

donde confluyen asuntos mayores

que nosotros y que la sed nuestra:

confluyen la supervivencia

y los idiomas y etcétera.

 

Determinados por el plan

o despropósito cósmico

vamos buscando

euforia y calmantes.

 

Contra los vertederos

el artificio del perfume

y contra el magma

admirar volcanes.

 

Erupciona en el asombro

la música que nos protege

de seguir a la intemperie

aunque digamos

metrópolis.

 

Ocupamos el escenario

descubrir qué oculta

o qué no oculta ese telón

y pisamos aquí soñando

que pisamos otro lugar.

 

Somos molécula de agua

que agradece la ficción.

 

Infortunio

 

 

 

La existencia

debería abastecer

de caramelos

y arcoíris

sin interrupción

pero el idealismo

no concuerda

con el asfalto.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Llanto Deméter

 

 

 

Hades raptó a Perséfone

y Perséfone comió

seis pepitas de granada

abajo en el Tártaro

y de por vida la condena

a seis meses abajo

en compañía de Hades.

 

Los meses

que Perséfone

habita el Tártaro

establecen

en la Tierra

las dos estaciones

sombrías del año

debido al ánimo

de su madre. 

 

Aunque padre ningún hombre

muere así la ausencia de la hija.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Resbalar

 

 

 

Escribir no modifica

los hechos que nos modifican

y emplear el sustitutivo no blinda 

los adoquines de hielo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Nocturno

 

 

 

Lo absurdo une

la noche supervivencia

(que dispara finales)

y la noche suicida

(que momifica comienzos).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Exceso de niebla

 

 

 

… Conviene silencio

o telescopio ultrapotente

que extirpe la moral mezclada

con escaparates que habitúan

a exhibir frivolidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Replanteo

 

 

 

El discurso mental cincela

más herida que lo acontecido

o acontece el discurso mental.

 

El escultor a gusto

rompiéndose

mientras esculpe

el cataclismo

que permite.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Voltaje

 

 

 

… Truena el insomnio

y la verdad no sirve ahora. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Musical

 

 

 

Alpheratz es el nombre

de la estrella brillantísima

de la constelación de Andrómeda

situada en la esquina noroeste

del cuadrante de Pegaso.

 

A veces el azar

y la poesía

coinciden.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Examen

 

 

 

También la albañilería

o la conducción de taxis

y regentar tiendas

resultan terapia

y obtienen

la designación

oficio.

 

Nadie solicita que nadie

interrumpa su trabajo

para atender

a lo innecesario

o para que resuelva

lo sobrante.

 

Que buscar

la armonía

entre la belleza

y el mensaje

casi nunca

esté remunerado

supone lo menos

problemático

del asunto.

 

 

 

 

 

 

 

Vivir del daño

 

 

 

Tu próxima cita empieza aquí.

Encuentra a tu pareja ideal.

No lo dudes y regístrate.

Registro 100 % gratis.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Bótox ciudad

 

 

 

Érase una vez nosotros

y rímel y carmín

y esteroides anabolizantes.

Érase una vez nosotros

y barcos que retiran

medusas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Enajenación

 

 

 

Afrodita embaucó a Paris

prometiéndole la mujer

más bella del mundo

si Paris dictaminaba

que Afrodita poseía

la máxima belleza

entre las diosas

allí presentes.

 

Afrodita

cumple su promesa

entonces Helena

y la guerra de Troya

y matan a Paris

y apenas

sobrevive troyano.

 

Así caen los imperios

y el resto de las cosas:

con un embauco

intervengan o no

la mujer

y la belleza.

 

 

 

 

 

 

 

 

  Impacto

 

 

 

Según qué resultado

obsesión o amor ágape

o ambos leones en la jaula

atormentando a latigazos

al aprendiz de domador.

 

Vendrá la muerte

y tendrá tus ojos

observó Cesare Pavese

desde la pólvora recordar

y la inexactitud musa  

sangre sí casi gemela  

sepulcro mirar fotografía

sigilo de ruido de morir

en el funeral al que uno

asistió sin comprender

lo evidente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Big Rip

 

 

 

Esta teoría cosmológica

vaticina el fin del cosmos

argumentando la expansión

las galaxias se desunen

debido a que la gravedad

cede su dominio a causa

de la energía oscura.

 

El fin del cosmos

o la inconsistencia

de al fin es viernes.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Reinicio

 

 

 

Sucede a diario

que algo alumbra o florece

y basta con esa dádiva

para impulsar la nada

hacia el heroísmo

de la cicatriz.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ÁLABE

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Apertura

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Amanecer

 

 

  Diamante no de la historia de casi todo:

         promesa diamante que no se cumple.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Todavía sí

 

 

   Posibilidad óptima: la posibilidad.

        Horizonte y silla entre dos rutas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Oh

 

 

Suceda lo que suceda

              sucederá lo previsible.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Esplín

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Fractura

 

 

 

¿Cuántos placebos

necesita decir

escribir una persona

para sentir un horizonte

más favorable?

 

¿Cuántas cumbres

necesita soñar

delirar una persona

para salir de la sima?

 

Eco ciego

súplica sorda

eco ciego

súplica sorda

eco ciego

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Mary Shelley

 

 

 

Sí hay palabras

que describan la desolación

y este bálsamo en el vientre

duele más que el hachazo

en la frente cada día:

que únicamente

hay palabras.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Oquedad

 

 

 

Desde el mapa nostalgia

cualquier historia la relata

la estela del barco fantasma

cuyo timón lo gobierna

la penúltima conjetura.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Soliloquio

 

 

 

Luto del aire por los pájaros que nacen

aliento dolor tan muro dueño de la furia

rapsoda absurdo pero también guepardo

corre y olvida yoperdónate y esprinta. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Amplitud

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sabiduría

 

 

          Eufemismo de fiebre y vapuleo.

             Edulcorante de puto abismo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Oro plata bronce

 

 

 Anonimato y fracaso y olvido:

  unicornios fuera de este espejo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

      Disimilitud

 

 

Ceder a la presión que ejerce

su condición inexorable

no significa aceptar

      la muerte.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ciénaga

 

 

Confundir

supervivencia

  con egocentrismo

 revela lo ególatra

         de la confusión.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Exceso

 

 

                Imprescindible.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Voluntad

 

 

Nosotros

creaciones de la robótica

pensaríamos equivocadamente

si atribuyésemos siempre

la responsabilidad

          a la robótica.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Apisonadora

 

 

  Locura incapaz de crear

       no revierte la hemorragia.

Locura incapaz de crear

        incapacita por completo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Emily Dickinson

 

 

Desde la poesía o no se regresa

     o se regresa arcángel muerto.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Arte

 

 

   Escribir puede transformar

 montones de estiércol en flor

 y en el búfalo que se relaja

  contemplándola.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

               Los hombros de Atlas

 

 

 En cada verdad hay

varias mentiras

     que la sostienen.

 

                                                                      

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Amalgama

 

 

   Sentir cómo desgasta la nada:

         hiriente buena suerte de estar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Efluvio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Goce

 

 

  La piel sugiere volar cometas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Irrupción otoño

 

 

    1

 

No pude

detener el desfile

de soldados suicidas

 en mi espalda.

 

 

2

 

 No pudo obviar

la caducidad de las hojas

         que no tornan en proyecto.

 

 

    3

 

El envés del infinito:

la brevedad de una tromba.

 

 

4

 

              Lo inmenso no sobrevive a lo inmenso.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

         El tiroteo latir

 

 

            Firme inconsistencia.

Mudanza invariable.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Magnetismo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lectura

 

 

 

Siempre los libros siempre

maratón inicial que favorece

silencio cese de las hostilidades

golpes a salvo en páginas crisálida.

 

Siempre los libros siempre

ventana en lugar de guillotina

pájaros de regaliz inagotable

fiebre que disminuye la fiebre.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Savia

 

 

   Sentir aunque resulte oscuro:

  la luz de no matar al animal.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Espíritu

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Catarsis

 

 

En la fuente indeseada Eros bebe

           y pulsión de fuego tras mandala.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pandemia

 

 

1

            Malinterpretar el arcoíris.

 

2

   Eclipse por inercia.

 

3

  No me ralles.

 

4

  Showtime baby.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

                    AK           47

 

 

Oye

  Sócrates

no jodas

            mira

  Sócrates

  así no.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Virtud

 

 

 Afilar espadas hacia la rebelión

        requiere antes fonendoscopio

  para comprobar si somos

             distintos a los culpables.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hoy

 

 

  Perspectiva eficaz contra el naufragio.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Esencia

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Impasse

 

 

 

Agradeció que estuvieras ahí.

 

No supe domesticar el dolor

duelo tardío demencia crueldad

martirio maremoto en la bruma

memoria palabras en bucle

no merezco tregua sol

lápices de colores.

 

Agradeció que estuvieras ahí.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Ataraxia

 

 

 

Lógica sin lógica suma simple.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Santuario

 

 

 

En el Rucker Park

se profesa la fe del estilo

o cielo del baloncesto callejero:

alas para exceder los límites.

 

También el cuerpo puede

alcanzar la altura niñez

de la genialidad.

 

Puño en alto

a pesar de lesiones

pues permanece ilesa

la sonrisa del motivo:

botar y encestar

cuadran los días.

 

En el Rucker Park

y en el éxtasis

de otras canchas

y otros juegos

jugar es la mística

que logra plenitud

jugando.  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

         NUNCA INEFABLE

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Esperpento

 

 

 

Implorar

breve el infierno

o algún mensaje

con significado

y padecer

días iguales

a la Ruta 66

en triciclo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  SOS

 

 

 

Alegre otro de mí

que amnésico sí vives

estoy junto al eucalipto

donde Kostas Karyotakis

decidió por última vez

que ya era suficiente

ven y vayamos

a jugar al pimpón

aprisa ven y trae 

algo del verano.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Ausencia

 

 

         Peón que corona en peón.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

         Utensilio

 

 

 El pragmatismo permite

     que se disipe la niebla

         del mundo abstracto

                      de nacer persona.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

KO

 

 

En las gestorías dicen

        que somos números

y textos literarios dicen

  que somos palabras

y los gusanos bajo tierra

                      resuelven el debate.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Mnemósine

 

 

Náufrago anochecer de rumbo fijo:

pintarle a Wilson pestañas de mujer.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

? Realidad ¡

 

 

  Adiós al gran oasis.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Variación

 

 

Cíborgs que sueñan flores de silicio

    mientras algoritmos imponen

              pájaros mecánicos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

      Actualidad

 

 

    Mosca en la telaraña

         aplaudiendo a la araña.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Telediario

 

 

  Rebosa lógica preferir unicornios.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Religiones o LSD

 

 

La matemática de morir

fabricó la novela única

que aprueba el ala delta

 de miedo y venerar

            a sílabas y laringe.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Auxilio

 

 

  ¿Salvarse del dolor sucede

                 a través del dolor mismo?

 Insistir en la fe responde la fe

             y es una respuesta útil.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Multiverso

 

 

El romanticismo no necesita

    certificado de autenticidad

sino lo más difícil

      y balsámico:

         creer.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Existir

 

 

1

                               Enloquecer por sucesión de carambolas.

 

2

   Pedir coherencia es incoherente.

 

3

  Dirán que dicen que dijeron.

 

4

  ¿Vamos al cine?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Matrix

 

 

                    Publicidad honesta.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Extinción

 

 

  Vórtice sentir y saber 

  que arquitectura para nada

   y construir la risa por si acaso.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Depende

 

 

Bajo los escombros nueva estructura.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

         A posteriori

 

 

 Primero el silencio

  parecerá un problema

y será después la solución.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Relámpago

 

 

 

Es lo mismo

bola y guante de béisbol

que estudiar fisioterapia

o que leer el Quijote

y comer pistachos.

 

Es lo mismo

Dios que dibujar cómics

o que la física cuántica

y tocar el ukelele.

 

Es lo mismo

escribir que Instagram

o que ir al gimnasio

y tejer jerséis.

 

El esfuerzo

de convencer

y convencernos

de lo contrario

obviamente

es lo mismo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  In memoriam

 

 

 

… Admitir que la cruz

puede ser resorte…

 

… Hecatombe

que impulsa paradoja

a no abandonar

la lucha…

 

… Mirar de otro modo

la hoz de invierno

que cortó lazos

siembra fe…

 

… Admitir que la cruz

puede ser resorte.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Tristeza

 

 

       Caleidoscopio roto

     que rompe caleidoscopios.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Pasear

 

 

  Rebelión tranquila y óptica.

       

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Lenguaje

 

 

 Palabras poemas de amor no igualan

                   la mirada amor de un perro.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Cosmovisión

 

 

  Absolutamente South Park.

       

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Yo

 

 

         Accidente doméstico

  de pensar y decir tonterías

      y boxeador contrincante

                      de uno mismo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Versus

 

 

El repliegue agoniza y expira.

 La caricia alienta y prevalece.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ciclo

 

 

Simulacro de luz

           tras simulacro

 aceptar que aceptar

                   suele ser utopía.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Frente al mar

 

 

   … acentúan su irrelevancia

el mensajero y el mensaje.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Viento a favor

 

 

                Perder la esperanza grave

 para fundar etérea

                    otra esperanza.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

MOMENTO

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Indagación

 

 

 

¿Hacer

a causa del malestar

asigna valor nulo

a lo que hacemos?

 

¿Maniobras

inútiles

por finitud

de las manos?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Indagación ( 2 )

 

 

 

Mozos de nadería

somos

incapaces casi

de la pausa

solicitantes aún

de nuevos parches

asesinos incluso

del silencio de semifusa.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   Enloquecer

 

 

 

Hacia fuera

escupe soberbia

y dogma relumbrante

y tiene matiz

de Charles Manson.

 

Hacia dentro

bombardea culpa

y vergüenza objetiva

y tiene matiz

de Virginia Woolf.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

#Pantomima

 

 

 

Fervor

de tanto cero

a la izquierda

motiva empacho

de adolescencia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Vertebral

 

 

 

… Necesaria

la lluvia que no vincule

a ningún engranaje ficticio

sino a lo más nuestro en fuga.

 

Ha de llover la tregua

de no engullir maquillaje.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Transcurso

 

 

 

Las morcillas huelen fuerte

según dijo Tales de Mileto

el poste ha evitado el gol.

 

Obélix se cayó en la marmita

aproximadamente a y media

descorchamos el champán.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Plano de situación

 

 

 

Dicen que Wittgenstein era infeliz

y quizá otros digan que eran felices

quienes decían que Wittgenstein

y no habrá diferencia. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Método

 

 

 

Con los ojos de Atenea

el adhesivo del silencio

abraza luces y sombras.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Apogeo

 

 

 

Flechas crean aire

recibimos las palabras

para exclamar la avidez

de lo eterno por lo eterno.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Todo / Tiempo

 

 

 

Perdón y gracias

no hay más que decir.

 

Perdón y gracias

lo demás que decimos

se debe a la duración del día.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cultura

 

 

Prometeo y pez de cloro.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Subcutáneo

 

 

Caricias de menos

originan palabras de más.

 

                                                                                

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pop

 

 

Tiranía de chicles y sonajeros.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Cetro

 

 

                Incluso la anarquía desea imponerse.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cumulonimbo

 

 

Teletienda o programa electoral.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Equilibrio

 

 

Poder  prescindir del narrador.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Carisma

 

 

 De metro y medio la titánide

 que atrae con lengua de acróbata.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ja ja ja

 

 

  24 horas de información.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La clave

 

 

No marcar ningún día en el calendario.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Azul

 

 

 

A finales de septiembre

esta zona del hemisferio norte

recupera el temple de piano

o el ritmo de templo

lejos ya los veraneantes

o la plaga de medusas

que afea y ensucia

y hace ruido.

 

El paisaje

sin interferencias

permite entonces

la rara plenitud

de la melancolía

imposible o dañina

en las ciudades.

 

Unos buscan el lugar

perfecto para huir

y otros buscamos

consolidar lo difuso

o la valía del viento

interior y salitre

y siempre aquí. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  HONDO

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Todo cuanto…

 

 

 

Tú y yo TEA y TOC

tan sólidamente unidos

por lo inasible del agua

en la clepsidra del otoño.

 

Prefieres

ser lanza o Hipatia

de clítoris y coxis

que la sumisión

de maniquí.

 

Prefiero

en la conciencia

el sudor de Sísifo

a imitar el ejemplo

de la impunidad.

 

Voy contigo

a tu derrumbe

toma la llave

y abre la saliva

desde ti vengo

a darte el regalo

que olvidas eres.

 

 

 

 

 

 

Origen

 

 

 

Pareces el glaciar

y se trata del recurso

para detener la erupción.

 

Plural de día y plural de noche

aíslas la versión que te aísla

si anhelas salir al mundo.

 

La partitura sin batuta suena

a fatiga de violonchelo solo.

 

Visor y lente y diafragma

fotografiar belleza y mugre

la terapia que te expande.

 

Astro a merced de conflictos

soñando concordia en el cauce

te decantas por Parménides.

 

Mujer a la deriva del insomnio

ríes y Ares pone paz en la sabana.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

9

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Mente

 

 

  Flor y abeja

y buscar el dedal

que se hundió

 en ningún océano.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Descontrol

 

 

 

                      No ser lo dicho y ser el títere de lo dicho.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

            tóxica

 

 

 

 Qué sospechosa la prisa

                              por calificar primero.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

                   Resiliente

 

 

           … continúe

 como continúe

            quien continúa.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

      Predominio

 

 

 Viene la mente a matarnos

            con su puñal de sombra

           y contraataca la gratitud

                    izando la bandera de vivir.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

         Apátheia

 

 

¿Y?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pneuma

 

 

 Decorar la casa con argumentos

                           que sostengan la decoración.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 I A

 

 

  La ofensa del hambre es doble ofensa.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

         Lingüística

 

 

     … Sucede silencio

       y no hemos dicho nada

y jamás diremos algo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Órbita EP

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Equinoccios

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Bagaje

 

 

                         ¿Se equivocó Ulises regresando a casa?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

            En silencio

 

 

A la vez

y de continuo

 ser la aurora

       y el declive.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Giro

 

 

Tras extinguirse la juventud

 curiosamente el tiempo

             efectúa papiroflexia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

      Pisar máscaras

 

 

            Lo que no somos es imparable.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

       Ensalmo

 

 

   Buenos días.

      Buenas tardes.

Buenas noches.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

            Consustancial

 

 

  Pero.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Acaso algo

 

 

    ¿Erratas en el prólogo de morir? 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Símbolos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Panorama

 

 

 

La madurez consiste en pedalear

a la par que se comprende

que las bicicletas

sobran.

 

Impone la especie

ropa de tribu urbana

y jacuzzi en la azotea

contra.

 

Transmite amor

desaprender

la mercadotecnia

o sí madurez si uno

desaprende

su propio nombre.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Re

 

 

 

Pandora (no) abre la caja

Lilit (no) es el demonio

Eva (no) muerde

la manzana.

 

Judit Polgár

(la dama muy dama

y más dama del ajedrez)

subyugó a reyes

sin dejar de sonreír.  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dualidad

 

 

 

Qué bien

la voz vorágine

y la ceremonia

de los hilos

café y tabaco

hacia el tesoro

yo escribo.

 

Qué insensato

el Espantapájaros

quiere tener

cerebro. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Júbilo

 

 

 

Oh sencillez

diosa madre

aleluya.

                                             

El aire inaugura los columpios.

 

Aleluya silbar y caminar descalzo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tesis

 

 

 

… Dios y el horóscopo

y lo peor de la adolescencia

inoculan la broma de creer

que vivir es muy serio. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sucesión

 

 

 

Mi vida no tiene páginas.

 

Mi vida no tiene páginas

aseguras sin desenlace

desde el nudo

harta.

 

Porque te quiero

quisiera quemes

los marcapáginas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hilar

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mundo

 

 

 

Hace reír y cansa

la ambición insectos

con ínfulas de dioses

Me gusta.

 

Hace reír y cansa

la crítica anterior

Me gusta.

 

Hace reír y cansa

el astigmatismo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

      Posverdad

 

 

1

             Globalización.

 

2

Papá Noel.

 

3

                       Si puedes soñarlo

 

4

          Ha dicho la tele

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Rectitud

 

 

 

  Siempre corbata asfixia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

      Francachela

 

 

                 … y poco más tan cierto.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

      Mejoría

 

 

 

               La culpa al ralentí.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Desahogo

 

 

 

El viaje comienza

con el primer paso fuera de casa

y aunque se camine solamente

cien pasos afuera.

 

Teatro de rigor la costumbre

de techo sin sol ni luna

y estar muriendo

respira en el entreacto.          

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Impulso

 

 

 

   Bailar mata a nuestro suicida.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Semicírculo

 

 

 

Huellas y carencias nos deshacen

 y con las olas y los grafitis

  nos rehacemos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Mixtura

 

 

 

La música

de Otis Gibbs

y el voto de silencio

el día siguiente al último

y tú bajo tu pamela

ergo sum.             

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   Existencialismo

 

 

 

Antesala de otra sala de espera

 que antecede a otra más

      eyaculando. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

     Elegía

 

 

 

  La muerte fecunda metáforas

                   estériles ante los entierros.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 No reír

 

 

 

  Spam en la trastienda.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

        Dýnamis

 

 

 

  Árbol de la vida enarbolar la lengua.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ocultación

 

 

 

La necesidad de seducir

 llora cadáver en el páramo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Análisis

 

 

        … Es la marea

 o riesgo de Hölderlin.

          … Sentir es el diagnóstico.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tictac

 

 

 

El almuerzo dura poco

y la sobremesa se eterniza.

 

De ahí que las manos busquen

el respiro de fregar los platos

o el oficio de mecánico.

 

De ahí que Petrarca escribiera

cosas a Laura existiese o no. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 El giro lingüístico

 

 

 

Lógos

creyendo mono monologa

descreyendo mono monologa

virus según William Burroughs.

 

Lógos

creyendo descreyendo

a crucigramas juegan

jugamos marginales.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Política

 

 

 

Supercalifragilisticoespialidoso.

Para ti precio amigo.

No ni na.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Poesía

 

 

    1

 

                            Kairós y Calíope follan duro.

 

 

2

 

 Rajarse la garganta

         con mucho cuidado.

 

 

    3

 

               Kairós y Calíope follan duro

                    y después el orfebre

                             hace la cama.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Segurísimo

 

 

 

   ¿Mal intérprete de la hermenéutica?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Nodus Tollens

 

 

 

Puzle de cien mil piezas

¿qué regresa del eclipse?

 

Descanse en paz

aquel verano.

 

TOC TOC

abre yo te guío

y ahora sí vivir

ahora sí soltar

de la mano

a la sirena.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Posdata

 

 

 

Mientras tanto la vida

escribe siempre

vida.

 

Mientras tanto la vida

escribe siempre

génesis.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Díptico

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Adentros

 

 

 

Ella no usaba tacones

o yo no la recuerdo así

va quedando si queda

lo intangible de la voz

y la leyenda quizás

de los dos versos

dos pronombres.

 

Duda

uno duda

ya el peso apenas

muerte otra palabra

horas tras los siglos

de nostalgia

no sé

 

Ella no usaba tacones

va quedando si queda

muerte otra palabra

despersonalizar

sobrevivir.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Fotolibro

 

 

 

Tu forma qué guapa

y tu manera de mirar

en busca de imágenes

enhorabuena y gracias

di propina al mensajero.

 

… No me vengas que si musa

que si primavera en el Olimpo

te digo que escribes muy bien

por tu trabajo enhorabuena

por este obsequio gracias.

 

¿Cómo vas?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Balanza

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Substancia

 

 

 

Todas las huellas dactilares

pertenecen a la verborrea

del bisabuelo inclusive

cuando no habla.

 

Incluso

hablan las libélulas

y sin presencia humana

los zapatos se equivocan.

 

Por supuesto

Dios lo explica todo

y si no el bisabuelo.  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Revalidación

 

 

 

Con la rama sin totalidad de árbol

palabras en la espalda de otro niño

que mago aquel intentaba adivinar. 

 

Hubiese o no significado

había autenticidad entonces.

 

Expandir la distopía

del mundo de la empresa

hace del niño el disidente.

 

Uno asume las consecuencias

de no jugar bien al ajedrez.

 

Uno celebra los márgenes

de rezarle sólo al mar. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Melancolía

 

 

 

¿Visto lo visto

la dignidad es retirarse para ver?

 

¿Podríamos

por favor pasar a la siguiente

tabla de multiplicar?

 

Para protestar rompo

la bocina y el micrófono.

 

Defiendo el silencio

con silencio.

 

Besando tiburones

no se lastima al planeta.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Limítrofe

 

 

 

A falta de agua la fatiga

encuentra su discurso.

No suele hablar la honestidad

sino la espada o la armadura.

Que nunca aprendizaje

sino adaptación.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Efecto

 

 

 

Ser a partir de cuanto no se es

deriva en sensatez o autoboicot.

 

… Espirituales a la fuerza.

De nacer nadie sale indemne.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   Matices

 

 

 

(El héroe

y el antihéroe

y el villano

en uno solo

y no ejemplar).

 

Los errores mastican asfalto.

 

Arrepentirse escribe la historia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Temas

 

 

 

Lo imperfecto razón del incendiario.

… El otoño hogar del extranjero.

¿Atrás queda el espejo de la tundra?

… Sirve la ciudad de revulsivo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

            Emily Brontë

 

 

… se debilitaba lejos de los páramos.

   … Allí el autismo era ambrosía.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   Perspectiva zen

 

 

  Aprender color sin su nombre.

        Aprender pájaros sin raza.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Quid

 

 

Estar mal busca la fama.

Estar bien acepta la fiebre.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Autobiografía

 

 

 

… ¿Nacer asegura la derrota?

¿También el invierno es primavera?

Eres el barro en las botas de nadie.

Descarrilan trenes hombros arriba.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Solitud

 

 

        Ella palpaba musarañas.

(Disturbios a medianoche

            con vals de fondo).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pérdida

 

 

 Cadáver cosido al esternón.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Revés

 

 

A perder proximidad nos condena

             y en el exilio nos roba la bufanda.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Base

 

 

¿Cualquier texto está raquítico

   o denota posibilidad de verano?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hebra

 

 

 La jitanjáfora: el sentido de la vida.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Epílogo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Barrio

 

 

 

Pelo cano mal cortado a ras del caos.

La misma ropa de lunes a diciembre

(roídas las calcetas hasta las rodillas).

El aura a mil kilómetros del glamur.

 

Sin embargo

la loca de los gatos

alecciona con su ejemplo:

el estoicismo nos encamina

y cuidando a otros seres

se cuida uno. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

;

 

 

 

 

 Metafísica

 

 

 

Lo perfecto sería

que lo casi perfecto no desapareciese

y no tuviésemos que colorear

la magnitud oscura

de nuestra incomprensión

en cementerios de elefantes.

 

Lo perfecto sería

que lo casi perfecto no desapareciese

y no tuviésemos que escribir

o pudiésemos escribir

continuamente nimiedades.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

              La más viva flor

 

 

   … crece en los alrededores de un delirio.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Estados de ánimo

 

 

Si nunca oleaje nunca brisa

y si nunca brisa no sabríamos

          qué necesario el oleaje.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

    Recordar

 

 

 Desorden que ordena

             y orden que desordena.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

X

 

 

Me guía el nervio previo a la aventura

y me guía el astro posterior al eclipse:

la lucidez de las tribus nómadas.

 

Mis memorias las escribe el porvenir.

 

Porque lo sólido no existe

aunque exista el sueño de lo sólido

afirmo que hoy diamante casi

y que mañana quizás viento.

 

Mis memorias las escribe el porvenir.  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Defensa

 

 

 

Jugar

a recomponer la bóveda celeste

como si no sucediese el deterioro

de la niñez que caduca.

 

Jugar

a recuperar la vida

en el siguiente abrazo.

 

Jugar

a bailar y cantar eternamente

himno y baile y gratitud

dentro de lo que duró un parpadeo.

 

Jugar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Persona

 

 

  Espiral. Horizonte. Vestigios.

        Espiral. Horizonte. Vestigios

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Colmo

 

 

            El error: creer que existen los aciertos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

                    

 

 

 

Siglo XXI

 

 

1

   Ciertas payasadas deshonran al circo.

 

2

   Idolatrar espejismos atrofia la mirada.

 

3

¿Estás viendo llover sombreros rotos?

 

4

  Lo inmediato ha matado el vagabundeo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Filosofía

 

 

La locura es suspenso y buena escuela.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Razones

 

 

En lo absurdo laten esmeraldas

   que alivian los síntomas chatarra

       de habitar lo absurdo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fluir

 

 

 Estar orgasmo de múltiple infancia.   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La otra fuga

 

 

             Huir siempre. Pero nunca lejos. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

              Una sola piedra

 

 

     … puede romper todos los cristales.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Alas después

 

 

 La alegría es el pájaro rebelde

                   que se enfrenta a lobos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Antonio Orejudo

ENTREVISTA A ANTONIO OREJUDO


Pasan los días y, a veces, siento un vacío inmenso si no me leo, al menos, un libro al mes. Tocar el papel. Pasar páginas. Ver su formato, tipografía.. color.. olor ¿Será el olor a papel? Mirar lo que he escrito: “leer” ¿Cómo hago para insistir en “leer en papel” a diferencia de “leer en pantalla de ordenador”? En absoluto estoy en contra de las nuevas tecnologías. Sería una contradicción, yo que soy una viciosa de juegos on line, pero leer en papel sigue siendo un placer que no me quitará la ciberciencia por mucho que avance cada día.

Hablando de libros, lo último que me he leído ha sido “Un momento de descanso” de Antonio Orejudo. Como muchos seguidores de su obra ya estábamos deseando leerle de nuevo. La Colección Andanzas de Tusquets nos ofrece el placer de una obra estructurada en 241 páginas que se leen en un día festivo, o en tres si quieres rumiar e investigar nombres propios de los que narra anécdotas o lugares geográficos para visitar si nos toca la lotería. Risas. Se lo dedicas a Helena
Maribel Cerezuela: ¿Quién eres Helena con H? No pones para mi esposa o mis hijos, el mundo o una dedicatoria con frase sentenciada por un autor que murió hace años cubierto por la fama… sólo a Helena. Es curiosidad.
Antonio Orejudo: Helena es mi mujer.
Después de la dedicatoria
1.- Aparece un fantasma desde la página 11 
2.- Cómo me hice escritor desde la página 97 y por último
3.- La felicidad del hombre descansado desde la página 147
M.C.- En la primera parte- Aparece un fantasma- me peleo con la palabra escrita con tanto “Digo”, “Dice”, que a sabiendas que es Antonio Orejudo sigo leyendo cuestionándome qué habría hecho el profesor Orejudo en una clase o taller literario si un alumno osara semejante proeza…, ¿Qué habrías dicho?
A.O.- Me habría parecido un hallazgo y hubiera negociado con él para que me vendiera la idea
M.C.- Todo texto, no hay ni una foto de la portada de la universidad donde impartía clases Cifuentes ¿Será porque era un fantasma? Por cierto, lo de Ci- Fuentes, es en honor a Di Fuentes? Sería simpático y a destacar ese guiño geográfico. ¿Lo es?
A.O.- No. Cifuentes es un apellido que me parece que tiene una cierta comicidad implícita, nada estridente.
M.C.- Otro detalle para situarnos en la escena de las Américas, “Cuando llegaba a casa la temperatura no superaba los 62º Fahrenheit…  unos 17ºC, con un 70 por ciento de humedad “. 
A.O.- Me entretuve en buscar la equivalencia.
M.C.- Llegamos a la segunda parte -En como me hice escritor- Hay fotografías en la Pág. 109. Aquí pensé que la habías puesto porque te añoras con pelo largo, cuando todo se ve posible, y creemos que podremos cambiar las cosas que tenemos cercanas. Pág. 116, la más inquietante porque a la gente nos gusta el morbo a rabiar. Eso de que sea verdad y encima de la \”alegre doña Ximena\” es de lo más perverso…
A.O.- Suelo decir que esa parte es lo único real de todo el texto 😉
M.C.- Seguimos leyendo y \”La felicidad del hombre descansado\” vuelves a la carga con dos frases que resumen todo el libro… ¿Cuándo fue consciente de lo que estaba sucediendo? y ¿No le parece que ha pasado demasiado tiempo para mantener tan vivo ese odio?, con una fotografía en la Pág. 156, donde se puede leer \”Una norma permite licenciarse sin aprobar la última asignatura…\”… (¿fue esta noticia la causa que provocó el libro? nunca lo sabré.. Más fotografías en la Págs. 167, 168, 169, 170 y 231.
A.O.- No, esa noticia no provocó la escritura del libro. Cosas como esas suceden todos los días en la universidad.
M.C.- Seguiría poniendo frases que me han llamado la atención, como ¿Quién soy yo para rechazar la mediocridad? – En este tramo da la sensación, una vez más, de que te estás azotando la espalda hasta sangrar… esa imagen que tenemos de los curas que describe Martín Vigil en “Cierto olor ha podrido”, donde la sangre no llega al río, pero casi….
A.O.- No soy nada masoquista. El personaje solo se llama como yo. Pero no estoy seguro de que sea yo.
Queremos saber mucho más del autor, – aunque ya han hablado y escrito muchísimo-, así que pregunto:
M.C.- ¿Estás dolido por los estragos que consideras está haciendo o hará en un futuro próximo el famoso \”Plan Bolonia\”? 
A.O.- Sí, creo que el Plan Bolonia convierte la universidad en un centro al servicio de las empresas, y abandona los saberes que no son rentables a corto plazo.
M.C.- Cada país tiene una manera de ser…. como dirían los chinos, somos árbol, o animal o cosa… y esto también va por los comportamientos respuesta de las universidades y sus clientes los estudiantes…. ¿tiene remedio nuestra particular idiosincrasia de ver la vida? 
A.O.-La universidad sólo cambiará si hay una gran crisis social. No estoy seguro que de desearlo.
M.C.- Siempre hemos dicho que el que viajaba era más progre, más intelectual, más snob, más de todo… con respecto a los que se quedaban en su ciudad natal, estudiaban para profesor de EGB y se jubilaban a los 65 con depresión… ¿Sigue siendo importante que las nuevas generaciones de estudiantes vayan a otros países? 
A.O.-Creo que salir de tu casa es muy saludable, porque te permite ver las cosas con perspectiva, apreciar en su justa medida lo que tienes y ser consciente de lo que te falta.
M.C.- ¿Cómo se sobrelleva la decepción? ¿Crees que la literatura se hace eco de la desidia del pensamiento humano? 
A.O.-La decepción con la vida tiene muchas respuestas: respuestas farmacológicas, lucha armada o cinismo. Incluso la escritura puede ayudar a sobrellevarla.
M.C.- ¿La crisis económica ha llegado a comerse nuestras neuronas? 
A.O.-Esas que Eduardo Punset en su libro “Excusas para no pensar” dice que no desaparecen. No, la crisis económica ha sido utilizada para llevar a cabo una contrarreforma del estado del bienestar, que se ha llevado por delante en pocos meses conquistas que habían costado lustros.
M.C.- ¿Qué fue de aquél profesor que se juntaba con sus alumnos en un bar  y nos hablaba del mundo y cómo mejorarlo?
A.O.-Nunca he tenido un profesor semejante. Lo único que querían arreglar mis profesores era su apartamento.
M.C.- Hablas de un suicidio… ¿es un guiño a un profesor de Historia como fue Agustín Díaz de Toledo o hay alguien más?
A.O.-No conocí a Agustín Díaz de Toledo. No es una referencia velada a nadie. Es simplemente un personaje.
M.C.- ¿La humanidad se está suicidando un poco cada día? 
A.O.-No sé si tanto, pero no parece en efecto que vayamos por buen camino.
M.C.- El sistema educativo que pasa por tutores, directores, decanos, rectores, ¿crees que debería cambiar? 
A.O.-De arriba abajo. Empezando por los parvulitos, siguiendo por la primaria, por el bachillerato y terminando por la universidad.
M.C.- Hablas de humor, pero no eres cómico ni humorista. En literatura como en el cine, ¿es obligatorio poner escenas de sexo para que la gente no se aburra? 
A.O.-No, el sexo no es obligatorio. Mi lucha contra el aburrimiento es a base de ritmo narrativo.
M.C.- Chinchar al otro, ponerle la zancadilla, la envidia progresiva, ¿Es patrimonio de los hispano hablantes? o quizás una “actividad” monopolio de la humanidad… ¿Qué opinas? 
A.O.-Aquí la envidia es un vicio muy extendido, pero la he visto en otros países. Me parece más hispánica la resistencia a reconocer el talento del vecino.
M.C.- Ser Catedrático de una Universidad, ¿sigue siendo el objetivo máximo de un futuro profesor? 
A.O.- En muchos casos sí.
M.C.- Hace tiempo leía en el periódico “Público” a Rafael Reig hablar de la “necesidad” o “el placer” de “trabajar de persona objeto” por la economía de la subsistencia… En tu libro también hablas de distintos trabajos esporádicos por “necesidad económica” ¿Tan mal está la vida de estudiante en Norteamérica? 
A.O.-No pasábamos hambre, pero no nadábamos en la abundancia. Había que hacer trabajitos para poder tomarse alguna cerveza, sí.
M.C.- Después de leerte me fui a Google para informarme de la enfermedad o la falta de psicomotricidad, destreza manual… ¿Es obligación de los profesores que están en contacto diario con nuestros hijos estar atentos a esa falta de “destreza manual”? Si les hacemos participes de esa responsabilidad… ¿no sería darle al profesor un carácter más profesional que el que tiene hoy en día? 
A.O.-En efecto, creo que a los profesores, sobre todo en el instituto, se les sobrecarga con obligaciones, que a veces solo tocan tangencialmente su profesión
Maribel Cerezuela (05/05/2011) Para literaturas.com

Pipa. Ajedrez Postal

lunes, 15 de abril de 2013

PEÑA IBÉRICA POSTAL DE AJEDREZ. RECUERDOS DE AJEDREZ POSTAL  

¿Alguien los conoces a todos?

Miguel Álvarez
Hace mucho, mucho tiempo, en un pequeño lugar … Había una Peña ibérica postal de ajedrez PIPA que un día se reunió. Maribel Cerezuela, arbitra, delegada, monitora, jugadoras y campeona de Andalucía de años pasados me ha pasado esta foto con la intención de esclarecer quienes son los integrantes de la misma.
DIARIOVOZ. AJEDREZ. PIPA

MIGUEL ÁLVAREZ. AJEDREZ



Miguel Alvarez Morales15 de abril de 2013 21:49

Si alguien pudiese facilitarnos los nombres de los integrantes de la imagen y el año de la foto estaríamos muy agradecidos.

Yo conozco a dos Juan Jose Guerrero de Almería y Ricardo Montecatine.

Ricardo Montecatine17 de abril de 2013 12:47

PIPA nació en 1975. Organizaba torneos de ajedrez postal entre los socios y participábamos en torneos nacionales e internacionales. Entré en el 78 de la mano de Alain Michez. Entonces comenzamos a publicar un boletín que nos era muy querido y del que he podido sacar los datos de la foto (nº 40). A partir del 85 empezamos a hacer reuniones bianuales. Poco después hasta me nombraron presidente pero era algo testimonial. A lo largo de los años creo que los que llevaron más peso fueron Pedro Bravo y Guillermo Arévalo. Un boletín de socios del 97 registraba 175 socios (entre activos, fallecidos y retirados).

La foto es de la 2ª reunión, el 18 de abril de 1987 en Jaén. De pie desde la izqda: Juan José Guerrero Alonso (Almería), Enrique Frieyro Sevilla), Antonio Montes Espino (Alcalá de Guadaira), Pedro Bravo Ardila (Jaén), yo, Antonio Vázquez Acevedo (San Fernando), José A Soler Nadal (Gandía), Fernando Iváñez Rico (Valencia), Enrique Puig Llopis y José E Picornell Morant (Gandía). A la dcha estaba José Luis Martín Vázquez (Madrid) pero la foto está cortada. Sentados desde la izqda: Salvador Garcés Pérez, Cipriano Blanco Argüello (Fuenlabrada), Francisco Aído Arroyo (Alcalá de los Gazules), Manuel De la Puente O\’Connor (Sevilla) y Guillermo Arévalo Mendoza (Sevilla). La foto la sacó Maribel Cerezuela (Almería) que también era socia. Ha pasado más de un cuarto de siglo y bastantes de la foto han fallecido y de otros no sé nada. En todo caso agradezco a Maribel recordar ese pedacito de historia. Un año incluso quedamos Campeones de España por equipos formando un equipo mezclado con el Moncase de Sevilla. Teníamos nuestro Elo, nuestros artículos, nuestros debates. Hubo épocas en que llegué a jugar más de 150 partidas que no son tantas si se piensa que una respuesta de la URSS, Cuba o Polonia podía llevar mes y medio. En el 92 quedé Campeón de España y era MI postal. A finales de los 90 la FADA apretaba mucho y dejé totalmente PIPA y el ajedrez postal pero guardo un gran recuerdo de PIPA.


Respuestas

Miguel Alvarez Morales17 de abril de 2013 12:57
Muchas gracias Ricardo por la información, seguro que a Maribel le encantará.

Maribel Cerezuela17 de abril de 2013 19:22

Buenaaaa memoria, si señor. Yo cada día más alzhémica. ¡Dios mío! me emociona cantidad, en serio. Fue una época gloriosa del ajedrez andaluz y del ajedrez en general. Había juego y amistad, trabajo duro y alegrías. No sé cómo explicarlo, pero había vida ajedrecística.
De piperos tengo incluso cuadros que me enviaron con el movimiento que tocaba. Era una gozada. De PIPA, por inercia supongo, pasamos a jugar Europeos.

¿Te acuerdas Ricardo del cabrero de Deifontes? qué demasiado. jajaja. Salió hasta en el telediario de la Primera. Juanjo llorará de emoción porque se implicó. Conoció a muchos más que yo y en realidad él era el teórico de la casa 🙂 Ahora se lo paso.

Como anécdota decir que ese jersey que lleva Juanjo, en un viaje de vuelta de jugar un torneo de ajedrez, nos quedamos dormidos, en Alsina íbamos, y nos lo quitaron. Espero que lo haya disfrutado al menos el que se lo llevó. 

Tengo algunos ejemplares sueltos de PIPA, portadas de colores pastel, ¿te acuerdas? amarillas, rosas, celestes, blancas… eran de épocas anteriores, y creo que todos desde que nos hicimos socios.

Pedro Bravo, de Jaén, llevaba bastante peso específico en la composición de la revista. Se la trabajan. Te recuerdo que era a máquina de escribir. Que no teníamos ordenadores hasta algún año después.

Daría algo por hacerles una pequeña entrevista a los que queden vivos de aquella época. Saber si siguen jugando al ajedrez, si tienen Facebook, qué tal les va.. no sé.. cosas normales que se les pregunta a unos amigos con un juego al que amábamos. El ajedrez.

Ricardo Montecatine18 de abril de 2013 00:22

Pues sí. Entonces no había ordenadores y jugar por correspondencia era toda una historia. Recuerdo una vez que recibo una tarjeta y mi rival había escrito: Da4 mate. Y me quedé sentado en la escalera conmocionado. Como no había ordenadores ni nada teníamos unas libretitas con piezas planas e plástico que metíamos en unas pestañas. En cada libretita cabían cinco o diez tableros. Pues yo había puesto un peón mal y acababa de recibir mate.

El cabrero de Deifontes se hizo famoso por una mentira involuntaria. Dijo en una entrevista que había ganado un grupo europeo postal de tercera categoría y el periodista granadino escribió literalmente \”Un cabrero queda campeón de Europa de Ajedrez por Correspondencia\” Así saltó a la prensa nacional. Luego tuvo varios malos gestos con Guillermo Barranco y nuestra relación se rompió.
Los chicos de hoy no saben ni lo que es un sobre para aplazar partidas normales. No había incremento de tiempo y las partidas se aplazaban. Si el torneo era por equipos una táctica del equipo local, sobre todo si habías viajado, era alargar las partidas inferiores y aplazarlas. Así te obligaban a quedarte a comer (todo el equipo) y reanudarla. Salvo que aceptases tablas claro….

Si querías prepararte una apertura nada de Chessbase y Árbol de variantes, sino semanas de Informators y Enciclopedias de Aperturas mirando las partidas de cada variante.

En fin, otros tiempos con menos torneos, menos premios, menos jugadores extranjeros. Imagino en cambio que las relaciones de amistad y compañerismo no tienen por qué ser peores ahora. Serán similares.

Ángel Simón Collado

ÁNGEL SIMÓN COLLADO

EL TRANCO. REVISTA PARA LEER N. 0
En PREDICAMENTOS

Prólogo
Escribo, de forma ocasional, y eso es todo.
El cómo y el  porqué muy poco importa.
¿Aturdir las horas con mis versos? No lo sé. Nunca lo supe.
Deciros que escribí de tarde en tarde, muy espaciado, algún que otro renglón.
Y los guardé, improvisados, en hojas polvorientas.
¿Alguna explicación? Nunca lo supe.
Alguna que otra vez. Sin ningún drama.
En las horas más claras de la vida.
Sólo el oficio.
O quizás…
Escribo, de forma ocasional.
El cuándo y el porqué muy poco importa.
Se encontraba suspendido en su mundo
dando sus cadencias al mar
a la tierra
al aire.
Dejaba tras de sí sus notas
con un desdén febril, meticuloso,
esperando sin sentir,
sin sentir pero sabiendo,
lo que es nada.
Y allí suspendido sonreía a todo;
amargo el rictus en la mirada
y un veneno oculto entre los labios.
Un vestigio de estrella su ventana
al Mar y al Sol en un solo cuerpo.
Se encontraba dormido en sus aires,
dando sus cadencias al mar,
a la tierra,
al aire,
esperando sin sentir,
sin sentir pero sabiendo,
con frenesí de vida,
lo que es la nada.
Sufrir el tiempo siempre. Lo perdido.
Un presente continuo hacia la nada.
El futuro: un ayer en el mañana.
Y siempre batallar siempre en lo efímero.
Morir es su destino y lo presiente
midiendo a cada instante su distancia.
Un deseo de vivir en la ignorancia
y un irse consumiendo mansamente.
Temblor callado es que se eterniza
en un secreto anhelo de esperanza.
Y todo gozo es gozo que se alcanza
en un sabor a polvo y a ceniza.
Morir es mi destino y mi tormento
y siempre ocultamente (y siempre en vano
escondido en la vida) hay un acento
a quien me ofrecería aquí en mi mano
una luz que aliviara el pensamiento,
de la tierra, del fuego, del gusano.
No quisiera entender lo que murmura
esta fiera de boca carcomida
renovando su arista decidida
con la sola altivez de su hermosura.
Ni quisiera que el viento recordara
lo que olvidé, con susurro insinuante
y los árboles se inclinaran jadeantes
a observar los recuerdos que olvidara.
Ni los gritos histéricos de vida,
ni las voces coléricas de muerte
me arrancarán de mí mismo para ellos.
La flecha prontamente dirigida,
sólo yo, hiriéndome sin suerte,
resumiré conmigo mis destellos.
Ars vivendi, ars scribendi
El centro de mi alma es una ausencia
que no pienso escribir en estos versos.
Es ausencia y temblor que dejo inmersos
en un cordial rincón de mi conciencia.
Territorios visito con frecuencia
ahuyentándome de ojos tan adversos
que, en mirando, desaten los dispersos
manantiales que alumbren mi dolencia.
Me sentaré tranquilo en mis telonios,
bajo un cielo sereno, de mesura,
y no daré de mí más testimonios.
Destierro de por vida la aventura;
pues no he de alimentar yo mis demonios
para hacerlos después literatura.
CRÓNICA
1
¿Hablaré de sobremesas mortecinas, de ingrata dejadez que llamaría
(poeta del hastío, moderno y previsible) abulias y desganas y fastidios?
O puedo simularos (se llevó en círculos y escuelas)
furores, desvaríos, extraños pensamientos y extrañas expresiones,
fingiendo apabullar el Universo con terribles, tremendas boberías.
O, más contemporáneo todavía,
al modo y al estilo de uso en U.S.A. no hace mucho,
vestiría la túnica del caos
(oficiante intencionado de un rito intencionado de ignorancia)
para gritar la confusión confusamente,
las convulsiones del alcohol, el sicotrópico y el sexo,
logomaquias de un imbécil poeta neoyorquino, quizás de San Francisco,
vástago tontuelo e imposible de una tonta libertad de puritanos.
Sí y no.
Hablaré de sobremesas mortecinas en grata dejadez,
serenos decaimientos,
fastidios y desganas deliciosas, abulias placenteras,
Arrellanado en el sillón de todas las ausencias,
complaciente y complacido,
a distancia amable y socarrona del fuego y el fervor de nuestra carne,
no apetezco bregar con la existencia, el inútil bagaje de la vida.
Entonces, con plácida sonrisa,
contemplando mis propias lejanías en la pared de enfrente de la mesa,
me encanta bosquejar tranquilamente inciertos y vagos paraísos,
sin límites,
de humildes perfecciones.
Después, más adelante (aventura extraordinaria)
bogar sin rumbo, a la deriva por una tibia luz de la consciencia,
sin mares y sin costas, sabiendo y no sabiendo mi norte y mi levante,
sin mirar la aguja, sin apuntes en el cuaderno de bitácora.
Y, al fin, sólo un estado.
El ocio señorial del pensamiento.
2
Sin embargo, algunas veces, he de admitirlo,
en el trasfondo de aquel suave cansancio suenan ecos de un temblor difuso,
una eclosión informe
removiéndose por ser, llegar a la existencia
buscando a tientas las palabras.
Entonces,
con plácida sonrisa y esfuerzo suave y reposado,
todo entero observándome a mí mismo, redundante, en laxitud convaleciente del espíritu,
me empeño en esbozar algún que otro renglón (lo dije ya una vez, si todo no es un sueño);
partero de los hijos de mi alma,
de ese algo pugnando en las entrañas que no logra alcanzar la luz del día.
Tierna crónica de un tierno fracaso
que aplazo, no obstante, por si acaso,
al azar de mis notas y carpetas.
Y atiendo;
(no es la depresión, no es el cansancio, ni en vela y despierto, en otros modos)
Oigo el tic-tac que en esas tardes acompasa el lento ritmo de las horas.
Atiendo y oigo en mi silencio absorto el fluir, mudo y constante, de la arena;
caer la arena en el reloj del mundo.
Hora es ya de planear in mente el estadillo final de la jornada.
La hora de salir, con tiempo calculado (sin consultar ninguna esfera, os lo aseguro).
Llegarme al ancla, allá en Pescadería, a la hora en que se inicia el declive de la tarde.
Atravieso, inmerso en los colores mansamente derramados por el Sol desde el Poniente,
el Parque junto al Puerto, la Rambla, las orillas del mar, atento solamente a la bahía.
Alcanzo El Palmeral donde contemplo, traspasado, los fastos y apoteosis del Ocaso.
Al término, en meditada lentitud, me alejo siguiendo la estela de los árboles,
un tanto ajeno y aturdido por el don de la reciente maravilla.
Calles. Avenidas. El gris acerado del asfalto.
Y el azul en la bóveda del cielo.
3
Busco otra altura de la Rambla y de mi ánimo, con ese azul del cielo vencido por la luz de las farolas. farolas]
Un cielo de ciudad casi nocturno.
Un cielo de ciudad que (¿desde cuándo?) no transparenta las estrellas.
Hora es ya de declarar el destino de tal itinerario:
periplo a una taberna con dos puertas de entrada, cuyo nombre no importa y me lo guardo
(ciertos lectores, a la fecha en que escribo estas nonadas, sonrientes, ya lo habéis adivinado)
Desportillada. Cochambrosa. Un punto infame, a ser sincero.
(Y al oído: con fauna propia ambientando su propio ecosistema)
Pero es la de siempre, aún más por la noche: íntima, amigable, amarillenta ¿Cómo evocárosla?
Algo así al \’Café de noche\’ de Van Gogh en un tono menor de la tristeza.
Me allego por la puerta de atrás, el callejón oscuro y solitario; comprendedme.
Allí los parroquianos ocupan los sitios de costumbre y se entregan, por costumbre
(yo no intervengo, siempre advenedizo), a una balacera de pullas y de ingenio.
Es taberna, es parroquia y escenario de un entremés improvisado de la vida.
Pago. Saludo apresurado. Me arrojo a callejas humildes, pálidamente iluminadas;
con pasos rápidos, al arrimo de paredes desconchadas,
mirando las aceras por no ver los bloques de ignominia
(¡ah!, no evocar portales y fachadas, pasillos y escaleras de presidio,
paisajes infernales a patios interiores de condena:
sucia invitación a la fealdad, al agobio de vivir, al suicidio vulgar y sin nobleza)
Por último, casi en volandas
(apremio que no es la depresión ni es el cansancio ni es desasosiego: es otra cosa)
ocupado el pensamiento, y ya termino,
en llegar, subir de dos en dos los escalones, abrir, echar las llaves
(encerrando tras la puerta, fuera de casa, el mundo, mi persona, la existencia)
y sin hacer caso de nada ni de nadie
ovillarse en el lecho apetecido.
Cerrar los ojos. Ignorarlo todo.
Más allá de la calma y del sosiego.
EPOJÈ
Dejar pasar el tiempo, indiferente. Con gesto de indolencia
desechar los pensamientos, las caricias.
Oír calladamente el silencio. Mirar sin darles nombre, muy lentamente,
cosa por cosa: un extraño a quien le ocurre la existencia.
O escribir estos versos, por ejemplo.
Momentos de abandonos, de esperas, de verdades.
Porque abrazamos sombras en vez de realidades
y aspiramos con fervor rosas de un día,
guardé siempre conmigo, recogidas,
estas horas de ausencia, de repliegue y de vacío.
El rumor de la lluvia en la ventana.
Y mañana,
otra vuelta de tuerca a mi destino.

PREDICAMENTOS. MARGINALIA

PREDICAMENTOS. MARGINALIA.  ÁNGEL SIMÓN COLLADO
 
 
 
 
UNA MOCIÓN AL MODO DE UN ARTE POÉTICA DE NERUDA
¡Esta luz ausente, inmersa en el tumulto!
¡Esta sombra muda hablando sin descanso! ¡Esta quietud!
¡Oh, sí, esta quietud incesante deambulando los espacios angostos de mi dormitorio sin límites!
Y este olor nocturno a no sé qué espantos, de un sumidero algo lejano,
como una sentina cegada – ¡oh, sombra de mi luz! – a la cabecera de la cama.
Y al hablar, entonces: un texto borroso hay, y una página en blanco,
un silencio atronador de amontonamiento sin nombres
y una convulsión inútil, como temblor desarbolado
de ansias derrocadas y lujurias marchitas.
Sobre mis días, sobre mis horas, una calima densa, extenuante,
el sabor a polvo, monótono y tenaz, de mueble antiguo
y también, quizás, el aire enmohecido de los salones muertos,
de alcobas ya desalojadas por sus dueños hace ya años
me acompaña, y la tierra áspera que estrujo entre mis manos,
¡oh, tiempo!
en mañanas que no quiero despertarme,
en tardes de relojes somnolientos y estériles
y noches abrumadas sin peso ni medida;
¡oh, sí! como una turbia postración en el centro de mi celda,
mi presidio, mi desierto, abandonado,
cuando ya no hago preguntas
y no busco respuestas.
Pero, de pronto, en verdad: un impulso mortal, un viento impetuoso
me arrebata, y una brisa cierta y un aire celeste y un vuelo de águila;
un derrumbe hay, un olvido sin término y una entrega confusa.
La sobremesa de un incipiente verano. Alguien ha abatido las persianas evitando la excesiva curiosidad del Sol. Por los resquicios, pequeños haces de luz atraviesan la penumbra del cuarto solitario. Una mesa arrimada a la pared, bajo la ventana. En ella, sobre el blanco mantel, un rayo incide en una copa con vino. El poeta pasa y mira. La penumbra, las finas láminas de luz, el destello en el vino y el cristal, la purísima blancura, la quietud, la soledad y el silencio. Un ligerísimo temblor, un acorde, un delicado movimiento en profundas lejanías del alma ¡Una Creación inmensa en el espacio y en el tiempo, para tejer en su decurso, estas perfecciones del instante, del presente! ¡Un ser efímero y consciente, partícula en el río universal, para contemplarlas, aquí y ahora! El poeta asiente a la llamada. En señal de reconocimiento impetra al vino y dice:
En la copa te he visto traspasado
por las luces doradas de la tarde,
reposo en equilibrio, rojo alarde,
en el cristal de Sèvres diseñado.
El rincón de la estancia. En ese lado,
hiriendo la penumbra que lo guarde,
sobre el blanco mantel se incendia y arde
de la rosa el color más delicado.
El rayo que del Sol se desgajara,
consagrada liturgia del presente,
se hace dueño de una hora placentera.
Así quisiera yo que traspasara
la más amable luz, más esplendente,
por este corazón que tanto espera.
Bosque
Verdes son los verdes.
Esencial la vida.
Se adentran las frondas
por el monte arriba.
¡Qué impulso a la cumbre
de olmos, robles, mirtos!
¿Buscarán la brisa
de un vuelo divino?
Rumores anuncian
corrientes y arroyos;
cristalinas aguas
para verdes sotos.
Se esparcen fragancias
por el aire entero
encelando seres
al herirles dentro.
Por entre las ramas
hojas interpuestas
tamizan las luces
en columnas tersas.
Revuelo de pájaros
asaetando curvas:
un misterio vela
en toda criatura.
Florece en el bosque,
allá, en la espesura,
otros cien colores
en ofrenda pura.
El calor de Junio
es dulce respuesta:
¿acaso los cielos
no saben de ofrendas?
Se adensa la selva
por quiebras y cerros,
alumbrando encubre
más vida en su seno.
El Sol en lo alto
lo apacigua todo:
¡tantos amarillos
derramando en torno!
El alma comprende
que arriba el principio
de todo este bosque
construye su nido.
Y lo más secreto
se cumple en la cima.
Verdes son los verdes.
Esencial la vida.
PLENILUNIO EN CABO DE GATA
La calma inmensa del mundo
en esta noche de luna.
Mis pies hollando la arena;
el corazón, las alturas.
Remotos los pensamientos;
el alma quieta, desnuda,
y el sueño en el que me sueño
cuando sea mi noche última
llevándome de tu mano
por las celestes llanuras
de la playa en que me encuentres
hacia Tu Sol que te alumbra.
Esta luna en esta noche,
para las almas profundas.
En homenaje a Jorge Guillén
Yo sé que amanece
I
Yo sé que amanece.
El Cielo se acerca.
¡Qué blancos, qué puros
los colores llegan!
El recinto aloja
la luz que alborea.
(El mar, ¡qué extensiones
de azules despliega!)
El día me sostiene
un dios que se asienta
en color, en formas,
en mar, en marea
que de afirmaciones
constantes recrea
el mundo en el alma.
El Sol y la Tierra.
Albor: esperanza
de un firme planeta
que al abrir los ojos
tan firme me espera.
Y hay plenitud:
la luz me lo enseña
moldeando un mundo
que siempre se entrega.
Y al mirar: mañana,
absoluta y entera.
Y un ser que mirando…
¡Oh, dicha perfecta!
II
¡Que fuertes los robles!
¡Que vaga su Idea!
Pero, reafirmando
la fuente primera,
está y es más nuestra
resuelta en materia:
ofrece ella sola
rotunda sorpresa.
Asombro de un alma
en un mundo impresa
completo de objetos
que no desintegran
sus formas, sus masas
en un Caos. Certeza
en esa gran música
que adensa materia
que viene a mis ojos
gloriosa y repleta
de ser en su origen;
¡pues es más que ella!
CELEBRACIÓN
Verterás del profano recipiente
copa tras copa en generoso acto
de homenaje, y el gesto transparente
cumple la promesa: hay un mundo intacto.
Copa tras copa, el corazón honesto,
pletórico de gracias por lo dado,
con ojos nuevos volverá sagrado
la copa, mano, recipiente y gesto.
En copa, en mano, en recipiente, en rito,
el alma se sumerge en la inocencia
de un origen final glorioso y recto.
Pues siendo más que un néctar exquisito
sabemos que columbras en tu esencia
la nobleza de un símbolo perfecto.
Plenitud,
yo sé de un nombre en un lugar irrepetible,
proclamarse un cuerpo en el lecho suntuoso de la tarde,
de una cierta piel que fue celebración en la gloria de su luz y su penumbra;
sé del abrazo enloquecido, renuncia, afirmación, extrañamiento,
labios que son ojos y ojos que son labios.
Os hablo, estremecido, de una carne en la capilla del exceso,
en los altares que aroman todos los inciensos,
cuyo fasto y esplendor, casi me dijo: Noli me tangere,
que están ya para unirse en esperanza
lo que anuncio en los espejos
y tu deseo.
Plenitud, yo sé de un nombre y un lugar irrepetibles.
 
VELADA EN LOMA DE SAN CRISTÓBAL
A Ángel Utrera, por todas las veladas compartidas
A Ángel Utrera, que nos hizo partícipes de sus horas purpúreas
El tiempo es el dolor. Su fruto amargo,
la áspera corteza de la muerte.
El tiempo es el dolor. Así está escrito,
porque el mundo pasa y el hombre
mora en el olvido.
Así lo escribe con indeleble trazo
el viento en las ruinas de los siglos.
Amigo, esta tarde
será la misma tarde, el vino el mismo vino;
será otra la casa, otra la mesa,
y otros serán los comensales.
Amigo, cuando no estemos…
Cuando no estemos.
Ésa la llaga, ésa la herida
que mana, callada e incesante,
en las venas interiores del espíritu.
El temblor que agita en la sombra nuestros sueños.
Ayer, hoy, mañana o nunca,
morir y ver morir seres queridos,
los paisajes felices de mi infancia,
y, golpe tras golpe, despertar el alma del letargo de la vida,
de esta vida, hermosa y terrible, que teje incansable su decurso,
para encontrar en lo Efímero y la Muerte,
un camino hacia Bien y la Belleza.
Mas abramos, en esta nuestra hora,
un paréntesis cordial a los relojes.
Ya está la mesa preparada,
tendidos los manteles, y nos espera
un banquete del cuerpo y del espíritu.
Abre la puerta (las fragantes claridades del jardín
acoja el aposento), acerca tu sillón,
dispón del lugar y la velada,
y sin más dilación que la del gusto
despliega los dones recibidos
y llena las copas.
Llena la copa en abundancia,
hasta anegar el interior más profundo de uno mismo,
allí donde se agota el pensamiento.
Oír palabras decisivas.
Sabría cómo engendrar, en lo Efímero y la Muerte, la Belleza.
Sí, llena las copas,
y dejemos que el ahora nos encuentre
gozando del pródigo jazmín,
del laurel alto,
del frágil, verdecido mandarino,
que tantos sinsabores procura su cuidado.
Regálate en la tarde
apacible y decorosa que nos mueve
en los sones mecidos por los aires (allegro, adagio, allegro)
de un amado concierto de Albinoni.
Llena las copas. Apura,
en íntimo silencio recogido,
el don piadoso que se ofrece
del momento perfecto y fugitivo.
Apuremos sorbo a sorbo,
que aún nos queda luz por unas horas
la fugaz proclamación que de lo eterno
se esparce por doquier,
callada e indiferente.
Amigo, cuando no estemos,
¿seremos el instante vislumbrado?
Ausencias sin sentido,
regiones devastadas, el bosque yermo.
Asolados, vacíos, los retiros
que un día gozoso imaginamos
creyendo levantar un paraíso.
Y otro día,
con voz más recia y vigorosa,
se encargará de recordarnos
que en el tiempo se nos fue,
y en él se irá,
lo que en el tiempo se nos dio.
Sin dolo y sin engaño.
Y en estas alturas de la vida,
cuando vemos desplegarse en lontananza
un ejército de estragos en el cuerpo
e injurias en el alma,
cuando se impone que al doblar cualquier esquina
allí nos dejarán, perplejos, preguntando (¿por qué y para qué?)
ante el enigma final de la existencia;
a estas alturas de la vida
nos urge ahondar el corazón,
aventar las muchas ilusiones,
y recoger sin más, devotamente, el grano madurado cada día.
Hoy: la música, la estancia y el jardín,
la tarde inmensa,
un espíritu gentil en nuestros vasos
y un vestigio de Dios sobre la mesa.
Pues, si supimos leer todos los signos,
¿no contiene el vino
la llave de una puerta, y el instante
la impronta de lo eterno?
Cuando no estemos,
¿valdrá para nosotros la ciega afirmación,
el Sí celeste,
al eterno presente vislumbrado?
Busquemos la respuesta en nuestra copa,
bebamos hasta hendir la incertidumbre
de no ser confundida la esperanza
que en la Pascua inefable de su Gloria,
amigo Ángel,
veremos resurgir nuevas las cosas.
IN MEMORIAM
(24 de enero del 2.018)
Quiero evocar – segundo día de ausencia –
olvidando lo indigno e inmerecido,
aquella otra mañana, en los inicios
del túnel, del horror de su condena.
La evoco ya de pie, en la despedida.
Y quise yo saber y pregunté,
y hubo una respuesta espeluznante
envuelta en sus palabras discretísimas.
Con ese toque suyo de elegancia
en todo, los andares y los gestos,
erguida, se alejó con su destino;
así, pausada, regia en el decoro,
se nos fue por las calles de Almería.
Y fue la última vez y lo sabía.
Quiero invocar, forzando mi vergüenza
– la estúpida vergüenza de los hombres –
y elevar una súplica pidiendo
a Aquel que triunfó del Sufrimiento,
para ti, que sufriste tu calvario,
Ortega Almansa, Mari Carmen siempre,
en nostalgias de ti, de tu presencia,
que nos mires ahora en Su Descanso.
CANCIÓN DEL EMPLAZADO
I.
Se están cumpliendo, en su lugar y tiempo, todos los plazos que preví en la infancia.
Los refugios que supe temporales – hombres y cosas, parajes, circunstancias –
cumplieron su ciclo inapelable. Frágil consistencia de la vida: humo, aire y olvido conforman nuestra patria.
Vivir por vivir, hora por hora, disfrazando los vacíos con vaciedades turbulentas como máscaras.
O habitar en los recuerdos, el recurso falaz de la memoria: baratijas en el osario de las almas.
Y la Muerte.
Trayendo a la existencia a los que emplaza.
¡Qué avenidas de cipreses
abiertas en mi costado,
por donde huyeron sin rumbo
los que amé y los que me amaron,
hasta que un día mi sombra
cierre el cortejo y el paso!
Un duro manto de piedra
se extiende por los terrados
cegando todas las puertas
a los soles de mis patios.
Los mudos golpes de un yunque
retumban sordos de espanto.
II.
Y quise hacer presente cada término, revestir el corazón de una coraza.
Presente el tiempo de la muerte; el tiempo de mi muerte. Y no me basta.
Pobre heroísmo de opereta que ni llega ni me alcanza
y no satisface lo que ansío: atisbar lo que ignora la Esperanza.
Vano heroísmo de cobarde que no sacramenta y que profana
lo que enseña el Viento y la Palabra:
Arrójate desnudo a los vacíos de los espacios siderales de tu alma.
La vasta Soledad, el territorio. Sólos tu y Él; y tú, nadie y nada.
El Silencio, el aire que respires, y una Sed insaciada en la garganta.
¿Quién se acostumbra a la muerte?
¿Amarrado al duro banco
entre los mares sin costas,
a bogar hasta el naufragio?
¿Quién desatará los nudos
en mi condena de esclavo?
De otras aguas sediento,
frente al abismo me planto:
si hay que saber, sapiencia;
si hay que sentir, milagros;
si acallarse en el silencio,
en el silencio me allano.
III.
Pero antes,
dejadme confesar a lo que aspira, miserable en la osadía, mi plegaria:
¡Si alguna vez, por un instante, en las almenas altísimas del alma,
sólo una vez, sólo un instante, una brisa en los altos adarves de mi alcázar!
¿Una alquimia podrá en sus retortas convertir en certeza la Esperanza?
¿Hablará tu Voz en el instante? ¡Y no aventuro, tremendo, el toque substancial de Tu Substancia!
Si no alcanzo a despoblar el tabernáculo para ocuparlo el infinito de tu Nada;
si yo no sé escuchar, aboga el Espíritu; a Él apelo en socorro de mis ansias.
Silenciad, canciones mías,
las quiebras de mis desgarros,
desbrozad los sentimientos
aventando los pasados,
y abra la Inteligencia,
postigos, puertas y patios;
enjugue serenamente
las lágrimas de mis párpados
y alumbre mi corazón
ya sin nombre y sin vocablos,
sin el ropaje que visto,
sin albas y sin ocasos.
 
LA NOCHE DEL ORFEBRE
 
Cada noche me aplico en la tarea
que en un canto inmortal se aplaudiría.
El vaso que me dé sabiduría
fabrico en el silencio de mi aldea.
Es ardua la labor, ardua la hazaña,
que ha puesto en estas manos el destino.
Dios quiera que señale mi camino
la vocación lunar que me acompaña.
En el silencio de la noche espero
seguir la inspiración de los arcanos,
que infundió en los antiguos artesanos
aquella ciencia del saber primero.
Calla la aldea. El mundo calla. Miro
en el libro el modelo. ¡Qué paciencia
de orfebre! ¡Qué delirio en la prudencia
con que fundo la copa en mi retiro!
Los principios del cosmos, o sus rastros,
imito cuando invoco en el modelo
(y es otra la intención de mi desvelo)
la oculta inteligencia de los astros.
A la pálida luz de los velones
no me canso en trazar, pulir medida,
queriendo encerrar toda la vida
en secretas, insignes proporciones.
No elijo la materia porque agrade.
Ni el número lo elijo por acaso.
En número y materia de mi vaso
a sus leyes atiendo y cualidades.
Persigo, pues, el imposible sueño
de un recipiente que refleje el mundo.
Es otra la intención, otro el profundo
fervor con que me gozo en el empeño.
Llevar quiero la copa a la taberna.
Beber con dignidad el dulce vino.
No es otra la intención, el desatino:
sellar un pacto con la esencia eterna.
Este vaso será como aquel otro
que por última vez usó el Maestro;
cumplió una plenitud de los ancestros,
la antigua aspiración que está en nosotros.
Pues solo el corazón le da sentido
a todos los trabajos y pesares.
¿Veré como el primero de los pares
la unidad de la copa y contenido?
Conviene repetir gesto por gesto,
firmar todos los días una alianza:
no sea que la más leve tardanza
me lleve hacia el olvido más funesto.
Haré una taberna de las horas.
Embriagaré con vino mis afanes.
¡Qué exacta complacencia con mis planes,
oh, gozoso fervor que me devoras!
* * * * * *
 
Cada noche, al llegar la madrugada,